LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fernando Durán Ayanegui
Costa Rica

   
   
 

LatinPress. 25 / 1 / 2019. Fernando Durán Ayanegui. Costa Rica.

   

Polígono Internacional: Sobre la mansedumbre

 

Si con las advertencias nada se logra, nos queda el recurso de las anécdotas, que son parte de la realidad y, si son bien contadas, podrían ser de alguna utilidad.

Está viva en nuestra memoria una escena que presenciamos desde el interior de una camioneta de turismo, en una carretera africana.

En ambos lados de la ruta se veían, sin que mediaran setos o cercados, grupos de leones en condiciones de libertad. Incluso, pasamos —sin bajarnos del vehículo, Dios no permitiera otra cosa— debajo de un gigantesco árbol en cuyas ramas descansaban, ¡oh félidas odaliscas!, seis o siete leonas.

Dentro del encierro metálico que nos protegía, nada de movimientos bruscos, nada de muecas excepto para tomar unas fotos de las fieras —bellos tiempos aquellos, cuando todavía no existían los selfis y uno captaba más con la mirada que con el teléfono portátil.

En el transcurso del viaje, a menos de medio kilómetro de donde habíamos avistado una manada de leones, bajo un alero que nos pareció un paradero de autobuses, se hallaban una joven pareja y sus dos hijitos, solos ellos cuatro en kilómetros a la redonda, tan tranquilos como si estuvieran esperando el autobús en el centro de San José de Costa Rica. 

Nos sentimos preocupados por aquellos miembros de nuestra especie y se lo hicimos saber al guía africano que nos acompañaba.

Nos recetó una mirada que significaba más o menos “¿y de dónde salieron estos?”, y luego, atento, nos contó lo que, suponemos, era su bulo favorito para turistas: “Pues solo ocurre que algunas personas de esta comarca vieron en la metrópoli de Dar Es Salaam, en una película con escenas de circo, un domador que metía la cabeza en las bocas de los leones sin que le pasara absolutamente nada.

Salieron del cinematógrafo convencidos de que los leones ya se habían civilizado según las normas europeas y en consecuencia se habían vuelto respetuosos de la vida humana, y cuando volvieron de la ciudad compartieron esa creencia con toda la tribu. Ya ven, les va bastante bien de esa manera, así que no hay que preocuparse por ellos”.

Le habíamos tomado, de pasada, una foto a aquella familia que creímos en peligro y durante mucho tiempo la conservamos en un álbum hoy desaparecido.

Ocasionalmente la mirábamos y, con una nostalgia más bien siniestra, nos preguntábamos qué habría sido de ella.

Nos seguía preocupando, pero solo los dioses pueden estar en todas y eso es lo que nos decimos cada vez que las noticias nos informan de que en algún país, o en una provincia o un estado de un país, los electores decidieron llevar al poder a un grupo fascista o supremacista racial o religioso.

Como les ocurrió a aquellos cinéfilos de Dar Es Salaam, alguien los convenció de que las fieras ya no atacan.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies