LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Marzo 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Argentina.
Panamá.
     
 
LatinPress®. 11 / 3 /2020. LatinPress.es
   

El impacto económico del coronavirus

 


 

Latinpress.es 11 / 3 / 2020. La propagación del coronavirus frenará brutalmente la economía mundial, cuyo crecimiento no debería superar el 2.4% este año, en el mejor de los casos, advirtió la semana anterior, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mientras que el Grupo de los siete países más industrializados del mundo (G7) y las naciones que integran la Unión Europea, se movilizan para tomar medidas eficaces y contrarrestar sus efectos nocivos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, advirtió que el mundo podría incluso vivir una recesión en el primer trimestre.

En noviembre pasado, la OCDE evaluaba en 2.9% el aumento del Producto Interior Bruto (PIB) mundial durante este año, un nivel que ya era el más débil desde la crisis financiera de los años 2008-2009.

Pero ahora, la organización, trabaja con la hipótesis principal de una crisis sanitaria que alcanzará su punto álgido en China, durante el primer trimestre de 2020, y en la que los demás focos de expansión del virus a nivel mundial, quedarán bajo control.

Sin embargo, si las cosas empeoraran y hubiera una epidemia más duradera, que se extendiera también a los países de la región Asia-Pacífico, Europa y América del Norte, la OCDE cree que el crecimiento mundial podría dividirse en dos y caer por debajo de 1.4%. En esta hipótesis, el comercio mundial se contraería un 3.75%.

El presidente del Eurogrupo, el portugués Mario Centeno, anunció por su parte en su cuenta de Twitter, una reunión el miércoles de los ministros de Finanzas de la zona euro, también por teléfono.

Con un crecimiento de la economía en China por debajo del 5% y con las bolsas de valores occidentales sufriendo la semana pasada, las caídas de sus índices más importantes en 12 años, el panorama de la economía mundial se oscurece.  

En este turbulento escenario, los mercados esperan que los bancos centrales tomen medidas.

Por ello, el presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos de América, dijo que estaba dispuesto a bajar las tasas de interés, si era necesario.

El gobernador del Banco Central de Francia, François Villeroy de Galhau, recomendó por su parte no "sobreactuar" y considera que la actual política monetaria ya es "muy acomodaticia".

El Banco de Pagos Internacionales (BRI) –el banco central de los bancos centrales– considera que el sistema financiero es más sólido que en 2008 pero advierte que las esperanzas de una recuperación económica son ahora "totalmente irrealistas".

En el caso de China, motor de la economía mundial, su crecimiento sería del 4.9% este año, si la epidemia llega a su máximo a finales de marzo, según las previsiones de la OCDE.

La caída de China también arrastrará a las demás economías del orbe, según esta institución.

"La contracción de la producción en China tuvo efectos en todo el mundo, prueba de la importancia creciente de China en las cadenas de suministro mundiales y en los mercados de materias primas", explicó la vocería de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, con sede en París.

China tiene hoy en día más del 20% de la industria mundial, frente a menos el 8% en 2002, un año antes de la epidemia del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), mientras que su proporción en el PIB mundial, pasó del 6% a más del 16%.

Por otro lado, el crecimiento de la eurozona perdería 0.3 puntos porcentuales, hasta 0.8%, mientras que Italia, el principal foco del coronavirus en Europa, perderá 0.4 y tendrá crecimiento cero en 2020.

El Producto Interior Bruto (PIB) alemán, solo aumentará un 0.3%.

Otras potencias como Japón, sufriría una crisis sanitaria con un crecimiento limitado al 0.2%, mientras que Estados Unidos resistiría mejor, con 1.9%, según la OCDE.

En la hipótesis más favorable de la OCDE, el crecimiento mundial debería recuperarse en 2021, subiendo al 3.3%. Sin embargo, dicha vocería, advierte que esto supondría aplicar medidas de apoyo a las empresas y los hogares.

En los actuales momentos, el coronavirus llega en un contexto de crecimiento mundial ya debilitado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

A pesar del acuerdo alcanzado en enero, por las dos primeras economías del planeta, "los derechos de aduana entre los dos países continúan siendo más elevados que hace dos años", indica la OCDE.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, también revisó considerablemente a la baja el crecimiento de India, del 6.2% al 5.1% para 2020, y del de 6.4% a 5.6% para 2021, principalmente por el exceso de deuda de las empresas que afecta a las inversiones.

Por su parte, el aumento del PIB en Reino Unido debería alcanzar un 0.8% en 2020 y 2021, incluso en caso de acuerdo comercial con la Unión Europea, porque "los obstáculos no arancelarios afectarán probablemente a las exportaciones y el crecimiento de la producción a lo largo del próximo año", afirmó la OCDE.

A este complejo contexto económico global, se agrega la fuerte caída en la cotización de los precios del barril de petróleo - nuestro principal producto de exportación -, la baja calificación crediticia nacional y el incremento galopante del riesgo país de Ecuador, actualmente muy cerca de los 3.000 puntos, todo lo cual impactaría gravemente a nuestra alicaída economía.

El coronavirus amenaza con intensificarse y erosionar el ambiente empresarial y comercial en Ecuador, por tanto, exige una respuesta rápida del gobierno nacional, implementando políticas públicas, responsables económica y socialmente.

Aquí lo que más importa, es que las medidas preventivas se tomen con la colaboración de todos los ciudadanos.

El liderazgo político y empresarial debe asumir el rol de establecer las políticas para que sus empleados reciban información oportuna y veraz, a través de campañas de comunicación masivas en la televisión y la radio, que coadyuven a que la población tome las medidas preventivas necesarias para reducir los efectos del coronavirus. 

Si no somos proactivos y el virus avanzara, mucha gente tendría miedo de estar en lugares públicos y en este probable escenario, perderíamos todos. 

En consecuencia, debemos estar conscientes que: ¡Si se hunde el barco, nos hundimos todos!


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es Colaboración especial para LatinPress®.


 
 





 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 9. Marzo 2011 – Marzo 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies