LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 20 /02 / 2016. España. Andrés Cuevas González.

Cuidado con el espectáculo.

   

Comienza a ser ya un poco cansino esto de las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno para España. El fondo y las formas, se parecen más a "un juego de trileros" que a una negociación política.

Citaciones por wasaps, correos electrónicos, desde las tribunas de las ruedas de prensa, todo un espectáculo mediático, más propio de una campaña pre electoral que de la voluntad de conformar un gobierno, ya sea de coalición, de minoría con apoyo parlamentario suficiente o de la forma que permitan las "matemáticas" parlamentarias.

Quizás esta situación se dé por nuestra falta de costumbres a las coaliciones, tenemos una arraigada cultura a contemplar el imperio de las alternancias, críticamente a veces, pero es así, nos diseñaron en la "transisicion modélica" este modelo, y no hemos sido capaces de hacer pedagogía de otras formas de gobierno que son posibles, máxime cuando la sociedad española es mucho más plural de lo que nos quisieron hacer ver.

Esa falta de pedagogía interna y externa nos ha llevado a no entender que coaligarse es incompatible con hegemonía, que coaligarse no es imponer y si compartir incluso los éxitos y fracasos de la acción política y de gobierno.

Viendo las ruedas de prensa de los diferentes dirigentes políticos, tengo la impresión que la coalición se quiere hacer desde la destrucción del otro, el otro no quiere, todo se convierte en un "canibalismo político" que puede dar al traste con esa nueva pluralidad política y lo está escribiendo alguien que milita en una organización política casi relegada de esa pluralidad aunque con cerca de un millón de votos como es IU.

Si hay voluntad de entenderse, nadie puede entender, yo tampoco, el recelo existente entre dirigentes, la ciudadanía ha dicho hay que hablar, se quejaban, nos quejábamos del rodillo de aquellas mayorías, y cuando debemos de hablar mucho, no lo hacemos, bueno si, pero no donde. Eso no es transparencia, es espectáculo.

Cuando la ciudadanía contempla el recelo de los unos con los otros, deja de creer en la negociación, piensa que si los unos no se fían de los otros, porque se va a fiar ella de ambos, es lo más natural, y al final comienza a pensar en esas fatídicas mayorías que tanto daño han hecho a esta democracia, no por las mayorías en sí mismo, sino por la mala utilización de las mismas.

Creo que muchos no hemos entendido eso de ceder para ganar, está en nuestro RH, el de las izquierdas, porque ceder para ganar, para algunos es como abandonar, lo confunden con el ganar para ceder, ahí si que estaría el abandono, lo hemos vivido en nuestra reciente historia democrática, voto útil, mayorías, ganar para cambiar, para que al final el triunfo se convirtieran en cesiones posibilistas y continuistas, cuando no de regresión.

No me gustaría que todo esto acabara al final con pactos de silencio, amaños institucionales, oscuros procesos y manipulaciones, tal y como sucedió en la llamada "transición ejemplar", porque entonces pensaría que todo esto se ha venido trabajando táctica y estratégicamente por los que quieren una sociedad a su conveniencia. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 4. Marzo 2011 – Noviembre 2015.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies