LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 12 / 10 / 2017. España. Andrés Cuevas González.

Desde la avenida de la Independencia.

   

Escribió Karl Marx aquello de que "La Historia se repite dos veces, primero como tragedia, después como farsa". Tarradellas apuntó que "En política se puede hacer de todo menos el ridículo".

Y efectivamente, en todo este proceso que hemos estado viviendo sobre el asunto de la independencia de Catalunya, en mi opinión ha habido una mezcla interesada entre la farsa y el ridículo, que no sería tan grave, si la situación no hubiera generado tanto odio, entre personas que convivíamos con nuestras diferencias y contradicciones.

Sí, porque ambos bandos, han querido vendernos lo que interesadamente gestaban como tragedia, los unos porque la independencia lo sería, los otros lo contrario, si no había independencia la tragedia seguiría existiendo, pero visto lo visto, la cosa ha terminado en el ridículo.

Todo un ridículo como es ver a todo un Presidente de una importante, nacionalidad histórica, comunidad autónoma o como se le quiera llamar, suspendiendo algo que no se había aprobado y proponiendo algo sin votarlo, como esa esperpéntica frase de que "el Govern propone al Parlamento , la suspensión de la Republica Catalana" y, a todo esto sin proclamarla y sin votar su suspensión, para luego hacer la pantomima de la firma de un documento que no sabemos que dice y, que en mi opinión es una prórroga de la farsa.

Y todo un esperpento, ver y oír a miembros del Gobierno de España, hablar de medidas democráticas, de alusiones a situaciones trágicas del pasado que a nada conducen a normalizar situaciones, que en definitiva es lo que deseamos la inmensa mayoría de la ciudadanía.

Sí, han hecho el ridículo, porque ninguno se había enterado que ellos no mandan, que gobiernan pero no mandan.

Ha bastado un movimiento de los que mandan, el capital, para que unos reculen y otros saquen pecho, y los que mandan, ya han tomado las riendas, tiempo al tiempo, de cómo va a acabar todo esto y la representación popular, tanto en el Senado como en el Parlamento de Catalunya, se dedicaran a ratificar lo que la Caixa y demás hayan planificado para la solución del mal llamado "conflicto", conflicto en mi opinión interesado para tapar otras vergonzantes situaciones creadas por los autores del mismo.

Ha habido demasiado regateo en las interpretaciones legales, cuando lo que realmente nadie ha puesto en cuestión el derecho del autogobierno para que los españoles podamos considerarnos ciudadanos y ciudadanas y realizarnos como tales con el mayor grado de participación en cada ámbito político con sus hechos diferenciales, sin que estos produzcan discriminaciones.

Parece que lo que para algunos significa el Estado de las Autonomías, un Estado esencialmente solidario, para otros pudiera significar otra cosa.

Mi condición de socialista que creo ser, solo lo creo, me "impide" debatir sobre fronteras, de todas las fronteras, pero eso no me da derecho a satanizar a aquellos que en su corazón y cabeza quieran diseñar la patria que sienten, que desean o imaginan.

La Constitución española no es un dogma de fe, o algo inamovible, precisamente permite ser reformada si así lo deciden las instituciones representativas y lo ratifica la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas siempre desde el respeto a los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Así que si es necesario, comencemos a trabajar en ello, "sin farsas, tragedias y ridículos". Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 6. Marzo 2011 – Octubre 2017.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies