LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 11 /2 / 2017. España. Andrés Cuevas González.

El Congreso del Partido Popular, y la anormalidad democrática.

   

Hoy he hecho la "rabona" en mis caminatas por el Paseo Marítimo de Marbella, he preferido "gandulear" y oír el llover y de vez en cuando prestar atención a las noticias, y entre la música de la lluvia y el ruido de la radio, me entero de que ya ha salido la primera condena del Gürtel, es decir de la financiación ilegal del PP.

Primera condena a los corruptores.

Mientras tanto, oigo una entrevista al dirigente máximo de Podemos, Pablo Iglesias y cómo cambian las cosas con el tiempo.

Recuerdo aquellas entrevistas amables a Pablo, eran otros tiempos muy diferentes a las de ahora, porque ahora no son tan amables las entrevistas, que por cierto no tienen que serlo, pero ni antes ni ahora.

A lo que iba, condenan a más de diez años de cárcel a los gurtelinos corrompedores y, casualidades de la vida, hoy también comienza el Congreso de los corruptos del Gürtel, es decir el Congreso Nacional del PP.

El PP inicia hoy su congreso desde la normalidad democrática, parece que no tiene importancia que el Partido que gobierna España va a aprobar las políticas que en el futuro van a aplicar en nuestro país, amén de configurar sus nuevos órganos de dirección y confirmar a Rajoy como máximo jefe de la organización, si, jefe con todo lo que ello conlleva.

Y efectivamente, la celebración de un Congreso en plena normalidad no debería ser noticia, más bien lo deberían ser sus acuerdos y resoluciones por la influencia que estos pueden tener en nuestras vidas, pero es que este Congreso no se va a comenzar desde la normalidad democrática.

Como apuntaba al principio, acaban de condenar a más de diez años de cárcel, la primera condena, a los corruptores financiadores del PP, diez empresarios acaban de reconocer ante la fiscalía en uno de esos tratos extraños que la justicia hace con los poderosos, que ellos financiaban al PP a cambio de adjudicaciones de obras públicas con concursos amañados, vemos como los papeles sobre la construcción de la Ciudad de la Justicia se han hecho "invisibles", o sea que no aparecen, en fin eso es lo que hay en este momento, sin olvidar lo que queda y lo que aún tiene que llegar desde los tribunales.

Nada de esto es, al menos no debe ser normalidad democrática, porque amañar contratos es delito y la financiación ilegal de los partidos políticos también es ilegal, al menos eso es lo que dice la Ley que ellos y ellas mismos y mismas aprobaron.

Robar es un delito, pero cuando se roba a la ciudadanía para montar grandes aparatos de propaganda que te ayuden a llegar al poder, es como diría un buen creyente un sacrilegio, máxime cuando se está condenando a millones de españoles y españolas a vivir en la pobreza o al borde de ella.

En mi opinión, la normalidad democrática hubiera sido que este partido, el que da martillazo a la hucha de las PENSIONES y a los ordenadores de su contabilidad, no pudiera celebrar su Congreso, por estar ilegalizado.Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 4. Marzo 2011 – Febrero 2017.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies