LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Enero 2019

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Argentina.
Panamá.
     
 
LatinPress®. 15 / 1 / 2019. LatinPress.es
   

El show presidencial venezolano

 



Latinpress. 15 / 1 / 2019. El diccionario llama frívolo a lo ligero, veleidoso e insustancial, pero en nuestro país esa manera de ser tiene una connotación más compleja.

La frivolidad presidencial consiste en tener una tabla de valores invertida o desequilibrada en la que la simulación es lo importante, la apariencia más que la esencia y en la que el gesto, el desplante y la actuación (lo histriónico), hacen las veces de sentimientos e ideas.

El show presidencial ha experimentado una preeminencia en la que la publicidad y sus eslóganes, lugares comunes, frivolidades, modas y ademanes, ocupan casi enteramente el quehacer presidencial antes dedicado a razones, programas sociales, ideas y doctrinas.

Nuestro Presidente, si quiere mantenerse en el poder, está obligado a dar una atención primordial al gesto, la simulación y la actuación, que importan más que sus valores, convicciones y principios.

Cuidar su rostro, el corte de pelo, el brillo de la dentadura, así como el atuendo, vale tanto, y a veces más, que explicar lo que se propone hacer o deshacer a la hora de gobernar.

Eso es la frivolidad, el show presidencial, una manera de percibir el país, el conflicto social y la crisis, según lo cual todo es apariencia, ilusionismo, es decir, teatro, simulación, engaño, mentira.

Comentando la fugaz Revolución Bolivariana, que pudiéramos llamar la primera revolución del siglo XXI en nuestro país, apelativo sólo admisible en su acepción de mera representación sin contenido ni trascendencia, montada por expertos en técnicas de publicidad (“Cómo se vende un Presidente”), señalamos con exactitud el carácter efímero, presentista, de las acciones (más bien simulacros) del presidente actual.

Pero nuestro malestar social, decadencia y desencanto, de lo venezolano, es cruel. La población no tiene memoria (Amnesia Social); por eso tampoco tiene remordimientos ni verdadera consciencia.

La población vive atenta del día al día: obtener comida y dinero. Olvida pronto y pasa sin pestañar de las escenas de muertes de las “guarimbas” pasadas.

El show presidencial, el triunfo amarillista de los Aparatos Ideológicos del Estado, son síntomas de un mal mayor que nos aqueja, de espalda a la realidad.

Una impostura que parece haberse realizado con facilidad, en la aquiescencia general.

Alberto de Lucca Bartolomeo


 
 





 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Enero 2019.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies