LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 8. Marzo 2011 – Noviembre 2019

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Argentina.
Panamá.
     
 
LatinPress®. 17 / 11 /2019. LatinPress.es
   

Crónicas de Itaca: Bolivia   

 


 

Latinpress.es 17 /11/ 2019. Se desataron los lobos en el Estado Plurinacional de Bolivia. Un golpe de estado monitoreado por  Estados Unidos de Norteamérica como lo fue el de Chile 1973, y más recientemente en el Paraguay de Lugo, el de Honduras a Zelaya, Vilma en Brasil, más las intentonas en Venezuela y Nicaragua.

A esto agregamos la vuelta a la derecha por los traidores seudo izquierdistas de Ecuador y El Salvador.

Ya aventura un analista internacional que sigue México. Ni dudarlo. Ya anuncia Donald Trump que desea “salvar” a México de las garras del narcotráfico, desconociendo que los que venden las armas a los narcos y demandan la droga están en Estados Unidos.

¿Qué pasó en Bolivia?  Pues casi nada, que un indígena humilde y honrado dirigía desde hace 14 años el Estado al que llamaron Plurinacional, y para los racistas de Santa Cruz y de la región de la media luna esto era intolerable.

El Estado multiétnico era conducido por  el Movimiento al Socialismo (MAS)  con dos terceras partes en ambas cámaras, lo que les permitió legislar sobre todo para beneficiar a los más pobres.

El gobierno logró nacionalizar sus recursos estratégicos, no privatizar el agua,  y poner los servicios de salud y educación al alcance del pueblo.

Ahí en el corazón de América  del Sur el gobierno de Evo  afirmaba  lo que cada vez es más evidente: que el capitalismo en su forma de “neoliberalismo” es un depredador  de los pueblos y de la naturaleza, enajenador de las conciencias, corruptor de los gobiernos y de los jóvenes.

La estrategia del norte y sus neocolonias son cada vez menor como la competencia electoral manipulada, porque ya no pueden ganar por esa vía. 

Ahora lo que quieren es hacerse con el mando  con una variedad de “golpes blandos” y de golpes duros, como el que ahora han dado a Bolivia, o con una guerra “legal” judicializando la política que ahora implementarán en Bolivia, y que ya han ejercitado en Ecuador, Brasil, y Paraguay entre otros.

Han ordenado quemar casas marcadas de ministros, diputados, gente de la función electoral y líderes sindicales, tal como se hacía en la Alemania nazi.  Presionaron a otros amenazándolos con la pena de muerte en el acto para que renunciaran a sus cargos, o amenazaron a sus familias si no se declaraban en contra de Evo.

De la forma  más rupestre, con un cinismo sin medida y con la  biblia bajo el brazo, han pretendido salirse con la suya.

¿Dónde están la ONU y la organización de derechos humanos? ¿A que fue la OEA si no a acabar de prenderle fuego al proceso electoral, como en su momento la señora Bachelet, en su calidad de  presidenta de la Derechos Humanos, fue a Venezuela a alentar el golpe Guaidós,  cada vez más aguado, acusando a Maduro de violaciones a los derechos humanos?

Lo que ha sucedido en  Bolivia ha sido  un golpe programado, aceitado con dólares desde hace mucho tiempo atrás. 

La policía boliviana en La Paz, el centro del gobierno, en vez de estar resguardando las instituciones, se acuarteló. El ejército leonino y traidor a las instituciones dió la estocada final, con un tal general Kaliman, un pasquín, que representa muy bien su papel de traidor en turno.

Toda esta combinación de factores han dado por el momento al traste con la conducción de una revolución política, cultural y pacífica.

Evo ha renunciado. Lo hizo para que pare la quema de  casas de sus compañeros, para que se deje de vejar a las mujeres indígenas, para que no haya un enfrentamiento entre bolivianos que genere un genocidio desde luego inmisericorde a la población inerme. Podría asegurar de que no será así.

Aun con la renuncia de Evo, ya la jauría anda apresando a funcionarios, simpatizantes y militantes del MAS.   

Evo logró salir de Bolivia. México abrió sus brazos generosos para recibirlo.  Desde Allí, Evo continuará luchando por su pueblo. Regresará más temprano que tarde con todo su derecho, y con el apoyo de todo su pueblo, a tomar las riendas del Estado Plurinacional.

Cabe hacer notar que los gobiernos socialistas que persisten son los que arman a sus pueblos, como el cubano, el nicaragüense y el venezolano. 

No solo se arman con fusiles, también con ideas. En el caso de Bolivia,  no se acaba con el golpe el proceso revolucionario.  Mas bien comienza el verdadero proceso, ahora más  radical,  que hará  falta para deponer a los golpistas. Los pueblos aprenden.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es Colaboración especial para LatinPress®.

 
 





 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 8. Marzo 2011 – Noviembre 2019.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies