nº 6. 1º abril 2011

 

LatinPress

 

LatinPress es un boletín de análisis semanal sobre América editado en España. Actualmente estamos en el desarrollo y construcción del boletín final. Si desea recibir estos bocetos diríjase a: jamedina@medinaeibanezformadores.com

 

¿Quiénes somos?  ¿Cómo publicar?  ¿Cómo anunciarse?  Mundo.

 

 

N. Chomsky. El Nuevo Humanismo Militarista: Lecciones de Kosovo. Publicado en In These Times Magazine, Septiembre 1999.

Lea la Noticia 1

 

 Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM) ¡¡ Debemos luchar por imponer medidas Anticrisis realmente Revolucionarias¡¡ ¡¡La Crisis Sistémica del Capital la debe pagar la burguesía¡¡ ¡¡No permitiremos más Sacrificios, Despidos, ni Reducciones de Salarios a los obreros¡¡

Lea la Noticia 2

 

 

Bolivia. "Latinoamérica no está a salvo de agresiones del imperio decadente y malicioso de EEUU" (García Linera)

 

 

 

Lea la Noticia 3

 

México exporta 350% más en autos.

 

Lea la Noticia 4

 

Colombia. Tasa de desocupación en febrero  fue de 12.8%. Por: Elespectador.com

 

Lea la Noticia 5

 

 

Mundo

Queda en libertad Activista Ingusetio

 

Lea la Noticia 6

 

 

LatinPress

Editor. José Antonio Medina Ibáñez

Webmaster. Pedro Fernández Macarrón

               

LatinPress es un boletín de análisis semanal sobre América editado en España.

Si está informado, puede opinar. Si está mejor informado usted crea la opinión.

 

Actualmente estamos en el desarrollo y construcción del boletín final. Si desea recibir estos bocetos diríjase a: jamedina@medinaeibanezformadores.com

 

 

L1. El Nuevo Humanismo Militarista: Lecciones de Kosovo. La crisis en Kosovo ha levantado pasiones y exaltaciones visionarias nunca vistas. Los hechos y acontecimientos de esta crisis han sido descritos como “un hito en las relaciones internacionales”, que abre las puertas a una etapa de la historia mundial sin precedentes, una nueva época de rectitud moral guiada por un “Nuevo Mundo idealista, empeñado en acabar con la inhumanidad”. Este Nuevo Humanismo, que fortuitamente coincide con un nuevo milenio, sustituirá la estrecha y mezquina política de intereses que movía un pasado ruin. Alrededor de estas ideas se están forjando innovadoras concepciones de un nuevo orden mundial, entrelazadas con inspiradas lecciones sobre las relaciones humanas y la sociedad global. Si esta imagen fuera cierta, incluso aunque sólo lo fuera en una mínima parte, entonces estaríamos ciertamente ante un futuro muy esperanzador. Tenemos a mano, con toda seguridad, abundantes recursos materiales y humanos para superar terribles tragedias con muy poco coste: bastaría con algo de buena voluntad. No hace falta pensar mucho, ni tener grandes conocimientos, para hacer una larga lista de tareas a desarrollar que redundarían en inmensos beneficios para los más desfavorecidos. Concretamente, crímenes del tipo y de la magnitud de los cometidos en Kosovo son muy fáciles de detectar, y muchos de ellos podrían ser evitados, o por lo menos significativamente reducidos, con sólo una mínima fracción del esfuerzo y fervor gastados a principios de 1999 por las potencias Occidentales y sus intelectuales en la causa de Kosovo. 

Si el noble y magnánimo espíritu de la liberación de Kosovo tiene al menos una pizca de autenticidad, si por fin los líderes mundiales están actuando “guiados por principios y valores” que son verdaderamente humanitarios, tal y como Vaclav Havel ha proclamado con total convencimiento, entonces gozaremos de múltiples oportunidades para colocar asuntos críticamente importantes en la agenda de acciones prácticas a realizar de forma inmediata. E incluso, si la realidad no llegase a este complaciente autorretrato, el esfuerzo tendrá el mérito de dirigir la atención hacia lo que deberían hacer aquellos que consideran estas bonitas palabras como algo más que un cínico oportunismo. El 24 de Marzo, las fuerzas de la OTAN lideradas por EE.UU. bombardearon y lanzaron misiles crucero a lo largo y ancho de la República Federal de Yugoslavia (RFY), “implicando a EE.UU. en un conflicto militar que el Presidente Clinton dijo era necesario para evitar la limpieza étnica y para estabilizar Europa del Este,” según afirmaron entonces los titulares de prensa. Bombardeando la RFY, Clinton informó  a la nación, “estamos preservando nuestros valores, protegiendo nuestros intereses y avanzando la causa de la paz. “No podemos responder a estas tragedias en todas partes,” dijo, “pero cuando un conflicto étnico se transforma en limpieza étnica en un lugar donde nuestras acciones pueden tener un efecto positivo, debemos intentarlo,  y éste es el caso en Kosovo.” Si hubiéramos flaqueado” en lo que el título de su discurso llamaba “Una Guerra Justa y Necesaria,” el resultado hubiera sido un desastre moral y estratégico. Los Kosovares Albaneses se habrían convertido en un pueblo sin patria, viviendo en condiciones difíciles en uno de los países más pobres de Europa,” un destino que los EE.UU. no pueden tolerar para los más desfavorecidos.

Los aliados europeos de Clinton estuvieron de acuerdo. Bajo el lema de “Una Nueva Generación Traza la Línea”, el primer ministro inglés Tony Blair declaró que éste es un nuevo tipo de guerra en la que estamos luchando “por valores,” por “un nuevo internacionalismo donde ya no se tolerará la brutal represión de grupos étnicos,” por un mundo donde los responsables de estos crímenes no tendrán donde esconderse.” “El Nuevo Intervencionismo” fue exaltado por la opinión intelectual y por los académicos del Derecho Internacional, los cuales proclamaron una nueva era en las relaciones internacionales en la que los “estados ilustrados” podrán por fin utilizar la fuerza donde “crean que es justa,” descartando las “viejas reglas restrictivas” y obedeciendo “las modernas reglas de la justicia” que ellos mismos ponen de moda. “La crisis en Kosovo ilustra... la nueva disposición americana a hacer lo que considera correcto – independientemente de lo que diga el derecho internacional,” escribió Michael Glennon, profesor de Política Exterior de la Universidad de California. Libres ya de las rémoras de la Guerra Fría y de las anticuadas restricciones del orden mundial, los estados ilustrados pueden dedicarse con total entrega a la misión de defender los derechos humanos y a llevar la justicia y la libertad a toda la gente que está privada de estos derechos fundamentales, utilizando para ello la fuerza si es necesario. 

Los estados ilustrados son los EE.UU. y sus asociados Británicos, y quizás otros que quieran apuntarse a sus cruzadas por la libertad y los derechos humanos. Sólo se resisten a esta noble misión, según Glennon, “los desafiantes, los indolentes y los descreídos, los elementos “revoltosos” del mundo. La categoría de estado ilustrado se confiere aparentemente por definición. La búsqueda en este discurso de intentos razonables de argumentar o de proporcionar evidencias que establezcan la crítica diferenciación entre estados ilustrados y estados disruptivos resulta infructuosa, sobre todo desde una perspectiva histórica. La historia se considera irrelevante, aplicando la familiar doctrina del “cambio de rumbo,” según la cual, en efecto, en el pasado pudimos equivocarnos por nuestra ingenuidad o porque tuviéramos información errónea, pero ahora hemos vuelto al tradicional camino de la buena conducta. No tiene sentido, por tanto, preguntarse qué podemos aprender de historias pasadas, por mucho que las estructuras de toma de decisiones y su base institucional sigan intactas. 

El 3 de Junio, la OTAN y Serbia alcanzaron un acuerdo de paz. Los EE.UU. anunciaron una victoria triunfal, aunque no la paz: El puño de hierro permanece en alto hasta que los vencedores certifiquen que se ha impuesto su interpretación del acuerdo de paz. Thomas Friedman, analista del New York Times articuló la opinión de consenso: “Desde sus comienzos, el problema de Kosovo, ha consistido en cómo debemos actuar cuando ocurren cosas desagradables en lugares no importantes.” Los estados ilustrados han inaugurado un nuevo milenio proporcionando respuesta a esta cuestión crítica de la era moderna, siguiendo el principio moral según el cual, utilizando palabras de Friedman, “ignorar Kosovo, una vez iniciadas las expulsiones de refugiados, no hubiera sido correcto... y por tanto lanzar una masiva guerra aérea para conseguir un objetivo limitado fue la única actuación que tenía sentido.” 

Mientras que la respuesta de Friedman (que es la convencional) a esta pregunta retórica es insostenible, una respuesta más creíble aparece el mismo día en las páginas de su  propio periódico, aunque de forma oblicua. Reportando desde Ankara, el corresponsal Stephen Kinzer escribe que “el activista de los derechos humanos más conocido de Turquía [Akin Birdal] entra en prisión” para cumplir la sentencia que le fue impuesta “por urgir al estado a alcanzar un acuerdo pacífico con los rebelde kurdos.” Leyendo más allá de las noticias esporádicas y generalmente desinformativas o engañosas, descubrimos que la sentencia del corajudo presidente de la Asociación Turca de Derechos Humanos no es sino un episodio más de una campaña de intimidación y persecución de los defensores de los derechos humanos que investigan e informan sobre horrendas atrocidades, y reclaman una solución pacífica a un conflicto marcado por una de las campañas más atroces de limpieza étnica y de terror de estado de la década de los 90. La campaña se ha desarrollado con gran virulencia gracias a la activa participación de los EE.UU., “manteniendo nuestros valores, protegiendo nuestros intereses, y avanzando la causa de la paz” (en palabras del presidente), en una forma que resulta demasiado familiar para aquellos que no prefieren la ignorancia intencional. 

Estos acontecimientos turcos, que continúan en la actualidad dentro de la OTAN y bajo jurisdicción Europea, proporcionan una chocante demostración – desde luego no la única – de cómo responden los estados ilustrados a la pregunta de “cómo debemos actuar cuando ocurren cosas desagradables en lugares no importantes”: Debemos reaccionar ayudando a escalar las atrocidades, una misión también cumplida en Kosovo. Estos elementos del mundo real actual invitan a serias preguntas sobre el Nuevo Humanismo. En la guerra de los Balcanes de 1999, dichas preguntas permanecen ocultas, por lo menos en los “estados ilustrados”. En otras partes del mundo, sin embargo, se perciben fácilmente, en un amplio espectro de opinión. Para seleccionar varios puntos remotos a modo de ilustración, Amos Gilboa, un destacado comentarista israelí de temas militares y estratégicos, ve en los estados ilustrados, “un peligro para el mundo.” Describe las nuevas reglas de juego de estos estados como una vuelta a la era colonial, con el recurso a la fuerza “embadurnado con  rectitud moral” al tiempo que los ricos y poderosos hacen “lo que les parece justificado.” En un extremo bien distinto del espectro de opinión, Alexander Solzhenitsyn, un ídolo occidental cuando dice lo políticamente correcto, ofrece una suscinta definición del Nuevo Humanismo: “Los agresores han echado a un lado a la ONU, abriendo una nueva era donde la fuerza es la razón.” Ellos y otros muchos en todo el mundo seguramente estarán de acuerdo con la observación del destacado e influyente – aunque poco celebrado – pacifista radical A.J. Muste: “El problema después de una guerra es con el vencedor. Cree haber demostrado que la guerra y la violencia se ven  recompensadas. ¿Quién podrá ahora darle una lección?” 

Los temas de fondo puestos en evidencia por la reciente guerra Yugoeslava de secesión han salido a la luz con el final de la Guerra Fría. Un asunto central entre estos temas es la proclamación del derecho a intervenir militarmente por parte de estados (o de alianzas entre ellos) por cuestiones humanitarias, lo cual supone una ampliación del alcance del uso legítimo de la fuerza aceptada en el pasado. Se acepta de forma generalizada que ha llegado el momento de llevar a cabo esta ampliación, pero las conclusiones de la “intervención humanitaria” se expresan de forma distinta, reflejando distintas evaluaciones de la intencionalidad y de las previsibles consecuencias de las normas emergentes de la intervención justificada. Las opciones básicas son dos: las conducidas bajos los auspicios de las Naciones Unidas y de conformidad con sus estatutos fundacionales, los cuales de común acuerdo constituyen los cimientos de la legalidad internacional en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial; y aquellas acciones llevadas a cabo unilateralmente, por estados o alianzas (los EE.UU. y la OTAN, por ejemplo, o el Pacto de Varsovia en tiempos anteriores). Si son suficientemente poderosas, arrogantes e internamente bien disciplinadas, estas alianzas se autoproclaman “la comunidad internacional.” 

Aunque la primera de estas opciones ya plantea algunas cuestiones interesantes, no las abordaremos ahora ya que no es el tema que estamos tratando. Aquí nos preocupan los estados y alianzas que, o bien no buscan, o bien la comunidad internacional no les concede, autorización para utilizar la fuerza simplemente porque “ellos lo crean justo.” En la práctica, esto se reduce a “la nueva disposición Americana a hacer lo que consideran el recto proceder,” aparte de operaciones en “países no importantes” que no entran dentro de las preocupaciones de la superpotencia global (por ejemplo, intervenciones de fuerzas de paz en los estados del Oeste Africano, que recibieron autorización retroactiva de las Naciones Unidas). Según uno de los puntos de vista, la ampliación del marco de intervención ha sido siempre legítima, incluso meritoria, pero fue obstaculizada durante la Guerra Fría porque los “desafiantes, los indolentes y los descreídos” que se resistieron a esta misión pudieron contar con la ayuda de las potencias Comunistas, dedicadas a la subversión e insurrección para conquistar el mundo. Terminada la Guerra Fría, los “revoltosos” ya no pueden impedir las buenas obras de los estados ilustrados, y el Nuevo Humanismo puede por tanto florecer bajo los auspicios de su sabio y justo liderazgo. 

Desde una perspectiva opuesta, “el nuevo intervencionismo” simplemente suena a disco rayado. Es una variante actualizada de las prácticas tradicionales que fueron impedidas en un mundo bipolar que permitió algo de espacio para el no-alineamiento – un concepto que se desvanece cuando uno de los polos desaparece.  La Unión Soviética, y hasta cierto punto China, impusieron ciertos límites a las acciones de las potencias Occidentales sobre sus dominios tradicionales – no sólo en virtud de su potencial nuclear, sino también por su ocasional disposición, por oportunista que fuera, a prestar apoyos a los destinatarios de la agresión y subversión Occidental. Con el poder nuclear soviético en retroceso, los vencedores de la Guerra Fría tienen mayor libertad para ejercer su voluntad en busca de sus intereses, como siempre bajo el manto de las buenas intenciones, todo lo cual resulta del sumamente familiar fuera de los entornos de la ilustración.  Los autoproclamados portadores de la ilustración resultan ser los ricos y poderosos, los herederos del sistema neocolonial de dominación global: Ellos son el Norte y el Primer Mundo. Los revoltosos descreídos que les desafían son los mismos de siempre, los que una y otra vez han estado al otro lado del palo: son el Sur y el Tercer Mundo. La división no es absoluta y clara; nada lo es en el dominio de los asuntos humanos. Pero los contornos son fáciles de adivinar y sugieren algunas de las razones por las que hay diferentes interpretaciones de las normas emergentes de la intervención justificada.

El conflicto entre interpretaciones es difícil de resolver si se declara la Historia como irrelevante y el presente se percibe sólo a través de los filtros establecidos por los estados ilustrados, los cuales transmiten las maldades de los enemigos oficiales mientras bloquean las imágenes no deseadas. Baste sólo con señalar el más obvio ejemplo actual: las imágenes de atrocidades pasan el filtro inalteradas, o incluso amplificadas, si son atribuibles a Belgrado, pero no si pueden adjudicarse a Ankara o Washington. Si tenemos la esperanza de comprender alguna cosa del mundo actual, deberíamos preguntarnos por qué las decisiones de intervención militar se toman en un sentido u otro por los estados que tienen el poder para ejercer su juicio y su voluntad. En la Conferencia de la Academia Americana sobre Normas Emergentes, una de las más distinguidas figuras de la disciplina académica de relaciones internacionales, Ernest Haas, planteó una pregunta simple y punzante, que a posteriori ha recibido una clara e instructiva respuesta. Observando que la OTAN estaba entonces interviniendo en Irak y en Bosnia para proteger a Kurdos y Musulmanes, preguntó: “¿Adoptará la OTAN la misma postura intervencionista sí y cuando Turquía empiece a actuar con mayor dureza contra sus insurgentes Kurdos?” La pregunta supone un claro test del Nuevo Humanismo: ¿Está éste guiado por los intereses de las potencias, o por consideraciones humanitarias? El recurso a la fuerza, ¿se toma “en nombre de principios y valores,” tal y como se dice? O, ¿estamos ante algo más obvio y familiar? 

La prueba era buena, y la respuesta no tardó en llegar. Mientras Haas planteaba la pregunta, Turquía estaba incrementando sus actuaciones contra la población Kurda del Sudeste, al tiempo que rechazaba ofertas para una salida pacífica que hubiera respetado los derechos culturales y lingüísticos de los kurdos. Muy rápidamente la actuación turca escaló hasta extremos de limpieza étnica y terror de estado. La OTAN tomó una “postura intervencionista” netamente decidida, en particular su líder [Javier Solana, N.T.], quien intervino de forma decisiva para escalar las atrocidades. Las implicaciones de estos hechos en relación a los temas de fondo parecen bastante claras, particularmente cuando comparamos esta “postura intervencionista” en Turquía con la adoptada en la crisis de Kosovo, de menor envergadura en términos morales, no sólo por su dimensión (sobretodo antes del bombardeo de la RFY), sino también porque  queda fuera del ámbito y jurisdicción de la OTAN y de sus instituciones, a diferencia de Turquía, que está de lleno en la OTAN. Los dos casos se diferencian sin embargo en una dimensión distinta: Serbia es uno de estos revoltosos descreídos que entorpecen la imposición del sistema global dominado por los EE.UU., mientras que Turquía es un estado cliente y leal que contribuye substancialmente a este proyecto. Una vez más, los factores que determinan las políticas a seguir no parecen difíciles de adivinar, y la división Norte-Sur en los temas de fondo y su interpretación parecen encajar bastante bien. 

Incluso un examen superficial, muestra que las proclamas del Nuevo Humanismo son en el mejor de los casos sumamente dudosas. Algo tan concreto como la intervención de la OTAN en Kosovo basta para poner en entredicho estos pomposos pronunciamientos. Una visión más amplia del mundo contemporáneo refuerza poderosamente otra conclusión, iluminando con absoluta claridad “los valores” que en realidad se aplican. Si nos alejamos todavía más de las órdenes emanadas de Washington y Londres, y permitimos que el pasado entre en la discusión, rápidamente descubriremos que la nueva generación es la vieja generación, y que el “nuevo internacionalismo” reproduce. Traducido para la Biblioteca Virtual Noam Chomsky por Isabel. Inicio.

L2. Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM) ¡¡ Debemos luchar por imponer medidas Anticrisis realmente Revolucionarias¡¡ ¡¡La Crisis Sistémica del Capital la debe pagar la burguesía¡¡ ¡¡No permitiremos más Sacrificios, Despidos, ni Reducciones de Salarios a los obreros¡¡. La inflación y la destrucción del salario de los trabajadores. Necesario es el aumento de salarios.  El Aumento salarial del 1º de marzo de 2010 (10%) y el aumento del 1º de mayo de 2010 de (15%) sólo sirvió para recuperar parcialmente el poder adquisitivo perdido del año 2009. En el Cuadro siguiente, se muestra la pérdida del poder adquisitivo en 2 años, según datos oficiales del Banco Central de Venezuela:

Feb-09

Feb-11

Inflación Acum. 2 años en %

Alimentos y bebidas N.Al.

145,8

238,0

63,24

Vestido y calzado

120,8

167,0

38,25

Alquiler de vivienda

111,9

146,4

30,83

Salud

136,7

222,0

62,40

Transporte

137,9

235,9

71,07

Índice general precios

135,6

217,6

60,47

 

En 2 años el índice general de precios (IPC) ha registrado un aumento de 60,47%; lo que se traduce en

una pérdida ostensible del salario real. Por todo ello, el aumento general de sueldos y salarios debe

rondar por lo menos el 60% para recuperar la grave pérdida sufrida.  Aunque Venezuela siga siendo un país capitalista y la burguesía pueda aumentar los precios de las mercancías parar tratar de revertir los efectos benéficos del aumento.

Medidas puntuales que reivindican los derechos de la clase trabajadora:  Reducir la Jornada de trabajo a 6 horas. Reducción drástica del IVA. Introducir el impuesto al lujo y aumentar el ISRL. Construir una central de importaciones e instaurar el PVP. Legalización de los Consejos de trabajadores, campesinos y Estudiantes socialistas que  puedan gestionar y fiscalizar los procesos productivos y formativos en espacios públicos y privados. Eliminar los lesivos acuerdos para evitar la doble tributación, salirse del CIADI, derogar la neoliberal Ley del trabajo y generar auditorías abiertas a los contratos, negociaciones y demás acuerdos que realice nuestro gobierno bolivariano con cualquier empresa nacional o extranjera.

La ALEM formaliza y desarrolla estas propuesta de transformación social en Círculos de Estudios del Socialismo Científico y  en la Cátedra de Economía Política Socialista ALEM. También en diversos talleres, foros y cineforos que realiza de manera absolutamente gratuita para la clase trabajadora en fábricas y centros de estudios. Sólo la clase trabajadora con las armas del socialismo científico, puede acabar de enterrar la prehistoria del ser humano, la última pesadilla de los tiempos: el capitalismo. Asociación Latinoamericana de Economía Marxista. (ALEM). Inicio.  alem1917@gmail.com   Web: www.alemistas.org  

 

L3. Bolivia. "Latinoamérica no está a salvo de agresiones del imperio decadente y malicioso de EEUU" (García Linera). Cochabamba, BOLIVIA 31 mar (ABI).- El vicepresidente de Bolivia,  Álvaro García Linera, instó el jueves a Latinoamérica a unirse para protegerse del ataque que podría sufrir de Estados Unidos, al que calificó como un "imperio decadente,  malicioso y cada vez más agresivo".  En su discurso de inauguración de la Primera Comisión de Integración de Bolivia y Venezuela, dos países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), García Linera anotó que es necesario que la región se proteja "porque no está a salvo de "un imperio que está en un período irreversible de caída". Puso como ejemplo lo que sucede en la actualidad en Libia, una nación del norte de África, de seis millones de habitantes, "porque los chicos malos se aliaron para agredirla", dijo.

Señaló que esas potencias no respetan la soberanía e independencia de los pueblos y pretenden definir los destinos del mundo basados en su poderío bélico sin dejar que solucionen sus problemas internamente. El Vicepresidente boliviano enfatizó que si en un país se producen hechos de genocidio o masacres debe actuar la justicia interna o internacional, pero nunca ser un pretexto para las potencias a intervenir violentamente y sembrar la muerte.

"Es un matonaje abusivo e indignante al que someten el pueblo libio so pretexto de velar por la población civil, cuando en los hechos lo que hacen es precisamente provocar masacres civiles con bombardeos sobre el territorio de ese país", afirmó. García Linera se cuestionó sobre lo que podría pasar con países que defienden una actitud de dignidad y que exigen respeto por su independencia y soberanía.

Por ello reiteró la importancia de que las naciones del ALBA tomen precauciones para evitar ser víctimas de esas agresiones a intervenciones que, en el fondo, lo que buscan es apropiarse de los recursos naturales antes que defender a los pueblos. "Es un matonaje cavernario que mata a distancia con bombardeos contra la población civil", reiteró, al agregar que hacen un uso abusivo de su poder bélico.

 "Ningún pueblo está a salvo de esta pandilla, es como si un matón del vecindario, con su cara cortada y con sus armas atacaran en la oscuridad a niños, jóvenes y ancianos", aseveró.  El ALBA está conformado por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Dominica, Honduras, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda. Inicio.

L4. México exporta 350% más en autos. Por las carreteras de su país, los chinos conducen más de 29,000 vehículos que compraron en el 2010 y fueron fabricados en plantas instaladas en México, lo que muestra una nueva cara de las ríspidas y desbalanceadas relaciones comerciales bilaterales. Otros miles de vehículos que conducen los chinos no fueron ensamblados por fábricas ubicadas en México, pero llevan autopartes mexicanas. El caso más evidente lo representan las exportaciones estadounidenses de automóviles a China, las cuales sumaron 3,395 millones de dólares en el 2010, y una gran proporción de esas unidades requirieron de autopartes mexicanas. Puede ser así que miles de piezas, como aires acondicionados, limpiadores de parabrisas o cinturones de seguridad, que operan los chinos en autos de origen estadounidense, sean productos mexicanos. Las probabilidades de que ello ocurra son altas, porque México fue el primer proveedor de autopartes del mercado estadounidense durante el año pasado, al registrarse el envío de pedidos por unos 30,000 millones de dólares, monto que resulta el doble del que alcanzó su competidor más cercano, Canadá.

La nueva dinámica comienza a llamar la atención. Las exportaciones mexicanas de automóviles a China fueron por 29,105 unidades y 555 millones de dólares en el 2010, lo que implicó alzas anualizadas de 327 y 350%, respectivamente. De esa manera, China se situó como el sexto destino de exportaciones de autos producidos en México durante el año pasado y al iniciar el año en curso desplazó a Argentina, ascendiendo a la quinta posición, por detrás de Estados Unidos, Brasil, Alemania y Canadá. Inicio.

 

L5. Colombia. Tasa de desocupación en febrero fue de 12.8%. Por: Elespectador.com. En febrero la tasa de desocupación fue de 12,8%cuando en febrero de un año atrás había sido de 12,6%. La desocupación que en febrero de este año se mantuvo casi estable en 12,8% desde 12,6% de 2010, muestra que el país tiene algo más de 2,8 millones de desempleados y que el desempleo no cede alejando más la meta de llegar a un dígito. El ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry consideró que la cifra del desempleo en febrero todavía no es buena,  pero el Gobierno en general considera que la ola invernal no hizo muchos estragos en el mercado laboral. Al finalizar el segundo mes del año, el desempleo subjetivo pasó de afectar a 6,8 millones de colombianos en el año pasado a más de siete millones en 2011. El director del Dane Jorge Bustamante indicó que en las 13 principales ciudades la tasa de desempleo cedió levemente de 13,4% de 2010 a 12,4% de febrero de este año.

 

 

Por ciudades, el desempleo sigue afectando en forma creciente a Quibdó con 23,1% para el trimestre móvil diciembre febrero. Le siguen Pereira con 19,7% y Armenia con 19,6%.Contrario a esta situación, el menor desempleo se presenta en San Andrés con 8,7%, Barranquilla con 9,4% y Santa Marta con 10,8%. Inicio.

 

L6. Amnistía Internacional. Más información sobre AU: 89/11 Índice: EUR 46/017/2011 Fecha de emisión: 29 de marzo de 2011. QUEDA EN LIBERTAD ACTIVISTA INGUSETIO. El activista Magomed Khazbiev fue puesto en libertad el 26 de marzo tras haber sido detenido el 23 de marzo y recluido en detención administrativa en Ingusetia. Fue golpeado repetidas veces por la policía y se le negó el acceso al tratamiento médico que necesitaba. Magomed Khazbiev, de 31 años, es un activista de la sociedad civil y una destacada figura política a nivel local en la República de Ingusetia, en el Cáucaso Septentrional, en la Federación Rusa. Fue detenido el 23 de marzo, junto con sus dos hermanos, Berd y Murad, por "organizar disturbios en las calles". Ese mismo día, Magomed y Berd Khazbiev habían asistido a una manifestación por las calles de Nazran, pero niegan haber participado en la organización de la misma y en la instigación de disturbios.

 

Magomed Khazbiev fue detenido y golpeado por agentes encargados de hacer cumplir la ley cuando

abandonaba el lugar de celebración de la manifestación. Al poco tiempo de volver a casa, la policía asaltó su vivienda y los agentes propinaron una paliza a Magomed y a otros hombres de la familia. Después se llevaron a los tres hermanos en un coche. El 24 de marzo, Magomed Khazbiev fue condenado a 10 días de detención administrativa, mientras que Murad y Berd fueron condenados a periodos de detención más cortos. El sábado 26 de marzo, Magomed y Berd Khazbiev fueron puestos en libertad antes de que cumpliesen sus periodos de detención. Según informes, la decisión se debió a una orden del presidente de la República de Ingusetia, Yunus-Bek Yevkurov. Murad ya había cumplido su condena y estaba en libertad desde el 24 de marzo. No se requiere ninguna otra acción por parte de la Red de Acción Urgente. Nuestro agradecimiento a quienes enviaron llamamientos. Esta es la primera actualización de AU 89/11. Más información en:

http://www.amnesty.org/es/library/info/EUR46/016/2011/es

 

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Magomed Khazbiev es miembro del Consejo de Expertos de la Defensoría del Pueblo sobre Derechos

Humanos de la Federación Rusa, así como una destacada figura pública crítica con las autoridades de

Ingusetia. También es el principal editor de la popular página web de noticias Ingushetiyaru.com, que lleva tiempo destapando casos de corrupción y violaciones de derechos humanos por parte de órganos

encargados de hacer cumplir la ley en Ingusetia. Los propietarios y editores anteriores de la página web,

Magomed Yevloev y Maksharip Aushev, murieron en extrañas circunstancias en 2008 y 2009 respectivamente. El 12 de febrero de 2011, Magomed Khazbiev se encontraba en Moscú preparando una rueda de prensa sobre las violaciones de derechos humanos en Ingusetia cuando, de repente, comenzó a sentirse mal y tuvo que ser hospitalizado por una hemorragia de estómago. Magomed cree que pudo haber sido envenenado por los servicios secretos. Le dieron el alta médica en el hospital el 1 de marzo de 2011. Magomed Khazbiev estaba en tratamiento médico por una afección abdominal y para aliviar los dolores derivados de la misma. Sus familiares intentaron en repetidas ocasiones hacerle llegar las medicinas que necesitaba, pero la policía del centro de detención provisional de Malgobek en el que Magomed Khazbiev estaba cumpliendo condena se negó a aceptarlas.

 

La manifestación a la que asistió Magomed Khazbiev antes de ser detenido estaba organizada por los

familiares de Ilez Gorchkhanov, un joven que había sido secuestrado el 21 de marzo por un grupo de

hombres armados sin identificar que, se cree, podrían ser agentes encargados de hacer cumplir la ley.

Alrededor de 80 manifestantes bloquearon una de las calles principales del centro de Nazran para exigir a las autoridades que les informasen del paradero de Ilez Gorchkhanov y pusiesen fin a las desapariciones forzadas en Ingusetia. Magomed Khazbiev denuncia que la policía hizo un uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. Inicio.


¿Quiénes somos? LatinPress es un boletín español de análisis semanal sobre América y ha sido creado por la iniciativa de José Antonio Medina Ibáñez y Pedro Fernández Macarrón. Nuestro objetivo es ampliar el conocimiento del continente americano a través de un análisis claro y sin limitación ideológica alguna pero con un claro respeto a la sensibilidad mundial de América y respetando las buenas formas intelectuales. Inicio.

¿Cómo publicar? Si usted desea convertirse en  columnista de LatinPress tiene un espacio máximo de 100 líneas y una participación no superior a una (1) a la semana.  La responsabilidad del contenido de los análisis es de quien los escribe y no de quien los edita, no obstante para delimitar mejor toda propiedad intelectual, los análisis deben ir firmados y con el DNI o documento de identificación correspondiente (datos que obrarán en propiedad exclusiva de LatinPress) de quien escribe. Siempre se respetará la conciencia y las opiniones mundiales, por ello son análisis. Puede enviarnos sus artículos sobre América y si desea una foto suya para que sea publicada. Los correos a donde puede dirigir su análisis son los que aparecen a pie de página. Inicio.

¿Cómo anunciarse? Si desea insertar un anuncio publicitario envíe su solicitud a rosariogoemz@hotmail.com nos pondremos en contacto con usted los más rápidamente posible. Inicio.

 

e-mail operativo: jamedina@medinaeibanezformadores.com