nº 7. 9 abril 2011

 

LatinPress

 

LatinPress es un boletín de análisis semanal sobre América editado en España.

¿Quiénes somos?  ¿Cómo publicar?  ¿Cómo anunciarse?  Mundo.

 

José Antonio Medina. Fondo Monetario Internacional: Consejos a las Américas.

Lea la Noticia 1

 

Pedro Palma: Los más pobres son los que resisten la alta inflación

 

 

Lea la Noticia 2

 

Estados Unidos. Consecuencias del fin de Fannie Mae y Freddie Mac

 

 

Lea la Noticia 3

 

 

Banco mundial.  La inseguridad en América Latina y el Caribe.

Sede del Banco Mundial en Washington

 

 

Lea la Noticia 4

 

Colombia. TLC con EE. UU. Podría ser aprobado este año. Por: Sergio Gómez Maseri y Luis G. Forero. 

 

Lea la Noticia 5

 

 

Ecuador.  Wikileaks revela que ex comandante de la policía Jaime Hurtado compró en 2008 un terreno en Cotopaxi de 22 hectáreas, en $1915, según el Registro de la Propiedad.

 

Lea la Noticia 6

 

EEUU. Libia divide a los republicanos
Análisis de Jim Lobe

 

 

Lea la Noticia 7

 

Mundo

Islandia: La Revolución silenciosa.

 

PETRÓLEO

Lea la Noticia 8

 

 

 

 

 

Separación del primer cuerpo con el segundo cuerpo

 

 

LatinPress

Editor. José Antonio Medina Ibáñez

Webmaster. Pedro Fernández Macarrón

 

jamedina@medinaeibanezformadores.com

 

LatinPress es un boletín de análisis semanal sobre América editado en España.

Si está informado, puede opinar. Si está mejor informado usted crea la opinión.

 

 

 

 

L2. YANETH FERNÁNDEZ |  EL UNIVERSAL. Pedro Palma.

Palma: Los más pobres son los que resisten la alta inflación. Caracas.- Lejos de la confianza que trata de imprimir el Gobierno en materia de inflación, las cifras reales apuntan que 2011 no será un año fácil. Para el economista Pedro Palma, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, la tasa de 1,8% que se registró en diciembre -para un acumulado en 2010 de 27,2%- indica una serie de aspectos importantes, que el desabastecimiento está aumentando y que en consecuencia, los factores de presión inflacionarios están allí, siendo probable que se acentúen en enero por la pérdidas de productos agrícolas y pecuarios durante las lluvias, sin contar con las modificaciones cambiarias.

Palma precisó que tan solo en el Área Metropolitana de Caracas la inflación promedio se ubicó en 29%, mayor a la puntual. Según el economista, este dato no puede valorarse como un mero índice, más bien debe considerarse para saber cómo está de afectada la capacidad de compra de los ciudadanos. "Los ciudadanos tuvieron que invertir 29% más que en 2009", agregó. Lamentó que la inflación afecte a todo el mundo, pero sobre todo a los más pobres, porque se reducen sus posibilidades de mejoras de calidad de vida. Apuntó que la inflación promedio más alta la sufrió 32,3% de la población que representa el estrato más pobre y eso obedece porque la aceleración de los precios se concentró en los alimentos. A su juicio, "eso es algo que debe tener muy preocupado al Gobierno, porque los más pobres son los que están resistiendo la alta inflación. Eso se puede traducir en una reducción del apoyo político". 

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas considera además que no puede pasar por desapercibido el ajuste cambiario, porque afectará la importación de alimentos y medicamentos. "Es lógico prever que la inflación en esos rubros va a seguir siendo muy alta y por lo tanto, los que la padezcan sea el segmento más pobre". Pedro Palma precisó que el control de la inflación parte de una disciplina monetaria y fiscal, de la autonomía del Banco Central de Venezuela, del estímulo a la inversión para incrementar la productividad, y minimizar los controles que distorsionan la producción y los precios. De lo contrario, "estamos condenados a padecer la mayor inflación del mundo". Inicio.

L3. Estados Unidos. Consecuencias del fin de Fannie Mae y Freddie Mac. Las dos gigantes del mercado hipotecario que contaban con el respaldo del Gobierno federal estadounidense, no fueron las únicas causantes de la crisis hipotecaria y de la vivienda pero fueron una parte importante del problema. Su rescate, financiado con el dinero de los contribuyentes, ha costado más de 130.000 millones de dólares. Ahora, con el objetivo de proteger a los contribuyentes de futuras crisis, la administración Obama quiere que ambas entidades vayan desapareciendo gradualmente durante cierto periodo todavía por especificar y dejar la mayor parte del mercado hipotecario en manos de entidades privadas. El cambio sería radical; en los últimos años se fue reduciendo el peso del mercado privado y Fannie, Freddie y la administración federal de la vivienda (FHA o Federal Housing  Administration) estaban detrás de prácticamente el 90% de las nuevas hipotecas. La administración también propone reducir las funciones de FHA: únicamente ofrecer hipotecas a los más necesitados. ¿Cómo afectaría la desaparición gradual de Fannie y Freddie a la disponibilidad de hipotecas, tipos de interés hipotecarios y precios de la vivienda? Al final, ¿un cambio tan radical sería una buena o una mala noticia para los propietarios de viviendas? Las opiniones son diversas y nadie sabe la respuesta a ciencia cierta. Los mercados hipotecarios y de la vivienda son complejos y un experimento controlado que elimine a Fannie y Freddie mientras todo lo demás permanece constante es obviamente imposible, explica el profesor de Activos Inmobiliarios de Wharton  Todd Sinai. "Existe el debate sobre si Fannie y Freddie tuvieron éxito a la hora de reducir los tipos hipotecarios soportados por los propietarios, si incrementaron la disponibilidad hipotecaria o si simplemente cogieron la subvención implícita del Gobierno y generaron mayores rendimientos para los accionistas", dice Sinai. "Si Fannie y Freddie consiguieron abaratar los créditos hipotecarios e incrementar su disponibilidad, entonces eliminarlos tendrá consecuencias negativas sobre los precios de la vivienda". No está muy claro que el mercado privado pueda absorber el volumen de negocio de Fannie y Freddie que, según la profesora de Activos Inmobiliarios de Wharton Susan M. Wachter, tenían billones de dólares en préstamos. "Es una buena pregunta". Incluso si el mercado privado absorbiese todo el negocio, los potenciales propietarios probablemente no conseguirían acuerdos tan atractivos como los de ahora. "Las hipotecas a 30 años serían más caras", sostiene Wachter añadiendo que algunos expertos predicen un incremento de tres puntos porcentuales en los tipos. En la actualidad las hipotecas a 30 años de tipos fijos soportan en promedio el 5%; ese porcentaje pasaría a ser del 8% y las cuotas mensuales de 537 dólares a 733 por cada 100.000 dólares. Esto haría que las hipotecas a 30 años con tipos fijos fuesen “no competitivas” frente a las hipotecas con tipos variables, sostiene Wachter. Las hipotecas de tipos variables pueden ofrecer menores tipos de interés porque los prestamistas asumen menos riesgos dado que pueden aumentar los tipos a medida que se modifican las condiciones de mercado. Jack M. Guttentag, profesor emérito de Finanzas en Wharton que además dirige un sitio web llamado The Mortgage Professor, cree que los tipos fijos tal vez sólo aumenten tres cuartos de punto en lugar de tres puntos. Pero con la desaparición del mercado de las garantías hipotecarias de estas dos empresas, los prestamistas probablemente demandarían cantidades de mayor cuantía que en el pasado en concepto de entrada, y estarían menos dispuestos a ofrecer préstamos a aquellos con poco crédito. De hecho, los estrictos requisitos actuales para la concesión de créditos, una reacción ante la reciente crisis, podrían volverse permanentes. "Cosas como los estándares o requisitos para una concesión se han vuelto tremendamente estrictos", dice Guttentag señalando que ahora es prácticamente imposible para un autónomo conseguir una hipoteca. "Lo más importante sería el aumento de la entrada; un 20% podría ser la cuantía mínima". Cuanto mayor sea la entrada, menor es el riesgo para los prestamistas porque los propietarios mostrarán una menor propensión al impago -si disponen de capital- y también porque se prestaría una cantidad menor en relación con el valor de la vivienda, lo cual facilita que el prestamista recupere su dinero en caso de ejecución hipotecaria. En la actualidad la mayoría de las entidades que conceden hipotecas piden el 20% del valor de la vivienda como entrada; sin embargo, hace unos años era posible conseguir una hipoteca por el 100% del valor. La administración Obama quiere que dicho porcentaje sea del 10%, aunque la FHA seguiría ofreciendo préstamos -sin apenas entrada- para determinados grupos con bajos niveles de renta. Fannie, (Federal National Mortgage Association, o asociación hipotecaria federal nacional), fue creada como una agencia gubernamental en 1938 y posteriormente convertida en 1968 en empresa que cotiza bolsa. Freddie (Federal Home Loan Mortgage Corp.) es una empresa que cotiza en bolsa creada por el Gobierno en 1970 para genera un rival para Fannie. Su principal función es adquirir y asegurar hipotecas emitidas por entidades privadas. Algunos préstamos permanecen en los libros de Fannie y Freddie pero la mayoría se agrupan creando títulos hipotecarios y se venden a inversores como si se tratase de otro tipo de bonos del Gobierno o corporativos. Fannie y Freddie proporcionan a los inversores ciertas garantías de que los intereses y pagos principales se realizarán incluso si en caso de impago por parte de los propietarios de las viviendas. Cuando Fannie era una agencia gubernamental, estas garantías eran respaldadas por el Gobierno federal, es decir, por el contribuyente. Sin embargo, como empresas que cotizaban en bolsa no contaban con este respaldo explícito. Pero, en general, los inversores asumían que, como Fannie y Freddie estaban “patrocinados por el Gobierno”, entonces el Gobierno respondería de las obligaciones de estas entidades en caso de que fuese necesario. A mediados de la pasada década, la mala gestión y el deseo de esas empresas de maximizar el rendimiento para sus accionistas les animó a adquirir y garantizar hipotecas de alto riesgo emitidas por entidades privadas, incluyendo hipotecas basura concedidas a personas de bajos ingresos. Cuando estalló la burbuja inmobiliaria, los casos de impago entre los propietarios de viviendas se dispararon y Fannie y Freddie sufrieron pérdidas enormes. En septiembre de 2008, el Gobierno tomó el control de las empresas, deshaciéndose de sus accionistas y proporcionándoles una tabla de salvación de 130.000 millones de dólares. El pasado mes el Departamento del Tesoro y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano enviaron al Congreso una propuesta con tres opciones para dejar que Fannie y Freddie vayan desapareciendo gradualmente. "En el pasado las políticas financieras y fiscales del Gobierno animaban a la compra de vivienda y a las inversiones inmobiliarias sobre otros sectores de nuestra economía; al final se hizo a los contribuyentes responsables de gran parte del riesgo asumido por un mercado financiero de la vivienda con escaso nivel de supervisión", se puede leer en la propuesta. "Pensando en el futuro, el principal papel del Gobierno debería limitarse a fortalecer las tareas de supervisión y protección de los consumidores, proporcionar asistencia para propietarios de bajos niveles de renta y para los arrendatarios, así como apoyo a la estabilidad de los mercados y respuesta ante las crisis… En nuestro plan los mercados privados –sujetos a una fuerte supervisión y estándares para la protección de consumidores e inversores-, serían la principal fuente de créditos hipotecarios y soportarían las pérdidas". Esta propuesta insiste en que Fannie y Freddie han funcionado bien durante décadas y que únicamente fracasaron debido a la mala gestión y supervisión durante un breve periodo de tiempo. Aunque sostiene que las malas prácticas han sido solventadas, la propuesta recomienda la desaparición de ambas empresas de todos modos. El periodo de cierre gradual aún queda por determinar, aunque probablemente llevaría años. Nadie sabe qué va a decir el Congreso en relación con esta propuesta.

La primera opción "reduciría drásticamente las funciones del Gobierno a la hora de asegurar y garantizar las hipotecas; sólo la FHA y otros programas que tuviesen por objeto respaldar a potenciales propietarios con niveles de renta bajos o moderados". La segunda opción es similar excepto en que el Gobierno proporcionaría un "mecanismo de apoyo para asegurar el acceso al crédito durante una crisis inmobiliaria". La tercera opción es similar a la primera pero añade un "programa de re-seguros" para respaldar un programa de seguros privados que apoye "títulos de determinado tipo de hipotecas".

Durante el periodo de desaparición gradual el Gobierno endurecería los requisitos para la concesión de crédito por parte de Fannie, Freddie y FHA, básicamente haciéndolos menos atractivos para reconducir a los prestatarios hacia el mercado privado. Por ejemplo, los tipos podrían subir y las cantidades máximas podrían bajar. Los detractores de Fannie y Freddie a menudo señalan que otros países desarrollados no cuentan con entidades similares, pero Wachter dice que en muchos el Gobierno interviene de alguna forma en el mercado hipotecario. "En la mayoría de economías del mundo existe un elevado grado de involucración del Gobierno en las finanzas inmobiliarias, en especial evitando los impagos de bancos grandes y pequeños", señala. "En la mayoría de los mercados son los bancos los que proporcionan las hipotecas. Cuando los tipos de interés suben y aumentan los casos de impago, es costumbre que los bancos den un respiro a los prestatarios para evitar la falta de pago; y así lo hacen".

A la busca de un nuevo sistema

Si Fannie y Freddie acaban desapareciendo, ¿cuáles serían las consecuencias? En teoría las garantías de Fannie y Freddie hicieron que sus títulos fuesen lo suficientemente seguros como para que los inversores se conformasen con intereses más bajos de los que aceptarían en otras circunstancias. Ese ahorro se traduce al final en tipos hipotecarios más bajos, lo cual facilita que la gente adquiera una vivienda. Otra cuestión es si esto ha ocurrido en la realidad o no. No obstante, todo el mundo parece estar de acuerdo con que las dos empresas han asegurado la disponibilidad de hipotecas de tipos fijos a 30 años, lo cual implica cuotas constantes durante toda la vida del préstamo. Otros países desarrollados no tienen entidades como Fannie y Freddie, y en general no disponen de hipotecas a tipos fijos y a largo plazo. En estos casos los prestatarios consiguen hipotecas variables con tipos de interés que son revisados periódicamente, haciendo que las cuotas suban o bajen. Los préstamos a tipos fijos conllevan riesgos para los prestamistas, pero un ahorro para los prestatarios; los préstamos de tipos variables son seguros para los prestamistas pero arriesgados para los hipotecados. Wachter cree que las hipotecas a 30 años podrían sobrevivir, pero se volverían tan caras que los prestatarios preferirían las hipotecas a tipos variables, que normalmente implican un menor tipo de interés en el momento de su concesión. Esto sitúa al propietario de una vivienda en una posición mucho más arriesgada, ya que los tipos se revisan cada 12 meses. Cuando los tipos suben esto supone cuotas mensuales más elevadas, algo que puede afectar seriamente el presupuesto familiar.

"Las hipotecas con tipos variables transfieren el riesgo de los tipos a los hogares, lo cual no supone un problema en un entorno de tipos a la baja; pero en un contexto de subida de los tipos podría ser un problema tanto para los hogares como para la estabilidad económica", señala Wachter. La variación de las cuotas supone asimismo una mayor volatilidad en el precio de la vivienda. Los bajos tipos de interés permiten a los potenciales propietarios pedir prestado más dinero, y por tanto suben el precio que están dispuestos a pagar; unos tipos de interés altos tienen el efecto contrario. Wachter cree que la amplia disponibilidad de hipotecas a tipos fijos y a 30 años acabó con la incertidumbre y redujo la volatilidad del precio de la vivienda, contribuyendo a mantener la estabilidad de la economía. De hecho, la reciente crisis financiera fue suscitada por las elevadas cuotas mensuales cuando los tipos de interés de las hipotecas variables se ajustaron al alza, haciendo explotar la burbuja en el precio de la vivienda.

En la actualidad las hipotecas de tipos variables tan sólo suponen una pequeña parte de las hipotecas nuevas porque los individuos prefieren hipotecas con tipos fijos para, en cierto modo, "bloquear" en el largo plazo los bajos tipos de interés actuales. Según Wachter, si las hipotecas con tipos variables fuesen la norma, una subida en los tipos de interés podría rápidamente provocar una caída en el precio de la vivienda. Tal y como señala, algunos países en los que lo habitual son las hipotecas con tipos variables están trabajando para ampliar las funciones de los préstamos de tipos fijos e incrementar la estabilidad de sus mercados. En el Reino Unido el Gobierno está "presionando para desarrollar los mercados secundarios y aumentar la disponibilidad de hipotecas a tipos fijos y así mitigar los incrementos de las cuotas si suben los tipos de interés". La mayor volatilidad en el precio de la vivienda también podría ser otro motivo para que los prestamistas fuesen más restrictivos, añade Guttentag. "Cuando el precio de la vivienda sube, no importa qué tipo de hipoteca firmes", explica porque la subida en el precio incrementa la probabilidad de que el prestamista pueda recuperar su dinero en caso de ejecución hipotecaria. "Durante un periodo en que se espera que se produzca una caída en el precio de la vivienda el efecto sería el contrario".

¿Por qué los propietarios de vivienda desean que suba el precio de la vivienda? Un motivo es que un mayor valor de la vivienda hace que se sientan más ricos, aunque los precios crecientes no son claramente una buena noticia para los arrendatarios que desean convertirse en propietarios, señala Sinai. De hecho, la sensación de mayor riqueza es en el fondo una ilusión, porque si desean cambiar de vivienda, ésta también será mucho más cara, absorbiendo toda ganancia obtenida con la actual. Los activos inmobiliarios suponen dinero en el bolsillo únicamente cuando se adquiere una vivienda de menor valor que la anterior, tal y como sucede con muchos jubilados. Pero existe otro motivo por el que propietarios alientan la subida del precio de la vivienda: "El precio de la vivienda es un dato muy importante cuando la gente tiene hipotecas", señala Sinai. Si el prestamista ha pagado al principio el 20% de su valor, una caída del 10% en su precio acabaría de un soplo con el 50% de la inversión, mientras que una subida del 10% le genera un beneficio del 50%. Sin Fannie y Freddie para transformar las hipotecas en títulos, ¿quién ocupará este vacío? La administración Obama apuesta por la saludable vuelta, tras años de enfermedad, del mercado privado de titulización.

Asimismo el secretario del Tesoro Timothy F. Geithner sostiene que Estados Unidos debería crear un sistema de "bonos cubiertos" para financiar las hipotecas. Este sistema, utilizado en algunos países europeos, agrupa las hipotecas creando títulos que se venden a inversores, algo similar a lo que hacen Fannie y Freddie. Pero en el caso de los bonos cubiertos, el emisor sigue teniendo responsabilidades; no se lava las manos después de que la venta de los títulos, tal y como sucede en el sistema en Estados Unidos. Los bonos cubiertos por tanto dan a los emisores mayores incentivos para tener cuidado a la hora de conceder hipotecas. Guttentag está a favor de un sistema similar al de Dinamarca, donde los prestamistas crean bonos con las hipotecas que venden a inversores. Al igual que con los bonos cubiertos, los bonos daneses siguen existiendo en los libros del prestamista, que será muy precavido a la hora de conceder hipotecas. La principal diferencia es que en Dinamarca el prestamista sigue gestionando el préstamo, evitando el conflicto de intereses que puede surgir entre los hipotecados y los propietarios de los títulos con garantía hipotecaria. Guttentag cree que el sistema danés también facilita que los prestatarios puedan tener las mejores condiciones. Acabar con Fannie y Freddie, aunque sea de forma gradual, podría ser arriesgado si no existe un plan alternativo claro para el sistema, advierte Guttentag. “Simplemente son tremendamente importantes para sostener el mercado”, dice. Así, Guttentag sugiere que una buena solución sería que las entidades compitiesen para adoptar el sistema danés; la ganadora sobreviviría y la perdedora desaparecería. Inicio.

 

L4. Banco Mundial.  América Latina y el Caribe. Crecientes niveles de criminalidad y violencia que azotan a América Central no sólo tienen un costo humano y social inmediato, sino que también representan un peligro enorme para el potencial de desarrollo de la región. En la actualidad, se calcula que estas fuentes de inestabilidad podrían llegar a reducir el 
Producto Interno Bruto (PIB) en un 8 por ciento, una vez que los costos sobre la salud, institucionales, de seguridad privada y materiales se toman en cuenta. 
 
Un informe del Banco Mundial emitido hoy en el Woodrow Wilson Center, una reducción de 10 por ciento en la tasa de homicidio elevaría el crecimiento anual del ingreso per cápita en hasta un punto porcentual del PIB en aquellos países centroamericanos con la mayor cantidad de homicidios. Como está la situación hoy, sin embargo, buena parte de la región se dirige en la dirección opuesta.  Las condiciones en algunas zonas de El Salvador, Guatemala y Honduras son tan extremas  casi un homicidio por cada 1.000 habitantes que socavan las esperanzas de paz y estabilidad que surgieron luego de la resolución de las guerras civiles regionales. Si  bien en Costa Rica, Nicaragua y Panamá los niveles de criminalidad y violencia son mucho más bajos, su crecimiento constante en años recientes constituye una preocupación muy seria. 
 
Las encuestas de opinión pública indican que la mayoría de la población de estos países ve a la criminalidad como un obstáculo para el bienestar presente y futuro, dijo Rodrigo Serrano-Berthet, especialista sénior en desarrollo social del Banco Mundial y uno de los autores del informe. La criminalidad y la violencia también lastran el crecimiento económico de forma sustancial. Más allá del ingreso y el trabajo perdidos de las víctimas, una tasa de criminalidad elevada perjudica el clima de inversión y desvía los escasos recursos públicos hacia el fortalecimiento del sistema policial en lugar de fomentar las actividades económicas. De acuerdo al informe, estos peligros estarían debilitando instituciones clave. La evidencia indica que el narcotráfico incrementa los niveles de corrupción dentro del sistema judicial y empaña la legitimidad de las instituciones públicas en el imaginario social. Las víctimas del crimen en general tienden a desconfiar aún más del sistema judicial. 
 
También aprueban la justicia por mano propia y creen con menos convicción que el estado de derecho debe ser respetado siempre. El informe presenta un análisis detallado de tres de los principales catalizadores de la elevada tasa de criminalidad y violencia en América Central: narcotráfico, violencia juvenil y pandillas, junto a la disponibilidad generalizada de armas de fuego. Se calcula que el 90 por ciento de la cocaína que llega a los Estados Unidos pasa por el corredor centroamericano. El narcotráfico es el principal factor detrás de los crecientes niveles de violencia en la región. Los puntos 
neurálgicos del narcotráfico en la región tienden a presentar tasas de criminalidad 100 por ciento más elevadas que las demás áreas. 
 
Actualmente existen más de 900 pandillas o maras en América Central, con unos 70.000 miembros. Los jóvenes de 15 a 34 años de edad conforman la mayor parte de sus miembros y representan la abrumadora mayoría de las víctimas de homicidio. No obstante, si bien las maras sin duda son una de las principales causas de la criminalidad en El Salvador, Guatemala y Honduras, la evidencia indica que sólo un 15 por ciento de los homicidios se relacionan con las maras. Guerras civiles prolongadas, y posteriores aumentos en el número de armas de fuego importadas, dejaron a América Central inundada de estos instrumentos violentos. Estudios independientes indican que había unas 4,5 millones de armas de fuego en la región en 2007  la gran mayoría ilegales. Todos los países centroamericanos tienen leyes que controlan la posesión de armas; sin embargo, su implementación y aplicación siguen siendo limitadas. El informe también examina los débiles sistemas judiciales que agravan la criminalidad y la violencia. Además de exhibir elevados niveles de impunidad, estas instituciones son socavadas por el poder corruptor del narcotráfico. Evidentemente, no existe una solución rápida y fácil para la espiral de criminalidad y violencia que sufre Centroamérica, según Felipe Jaramillo, Director del Banco Mundial para América Central. En cambio, el análisis del Banco sostiene que los líderes públicos deberán perseverar porque la lucha probablemente sea larga, necesitando de una estrategia a varios niveles para el corto, mediano y largo plazo.
 
La reducción del tráfico ilegal de drogas y armas será clave en cualquier estrategia regional de lucha contra el crimen. Sin embargo, la naturaleza transnacional de estas empresas criminales sugiere que la región no podrá hacerlo sola y necesitará la ayuda de los Estados Unidos y otros vecinos en este esfuerzo. En este sentido, focalizar los recursos en la prevención significaría una opción sensata. La evidencia existente indica que los programas preventivos más rentables se centran en los niños y sus familias, como programas de desarrollo infantil temprano, de paternidad efectiva o para prevenir la violencia en la escuela. También son críticas las iniciativas que proporcionen alternativas viables a la juventud en riesgo. Estos esfuerzos deben complementarse con reformas en el sistema judicial. Hoy en día los seis países centroamericanos han avanzado hacia un código penal acusatorio más transparente. Las reformas ahora deberían centrarse en el mejoramiento de la eficiencia y efectividad judicial, reduciendo los niveles de corrupción e impunidad, fomentando la colaboración entre agencias y mejorando el acceso a la justicia, en especial para los grupos más pobres y olvidados. Inicio.

 

L5. EEUU. Libia divide a los republicanos. Análisis de Jim Lobe. WASHINGTON, abr (IPS) - En lo que parece ser una reedición de las luchas internas de los republicanos en torno a las intervenciones militares de los años 90 en los Balcanes, la participación de Estados Unidos en la guerra civil de Libia expone serias divisiones entre quienes se autodefinen como conservadores. Por un lado, a los "realistas" republicanos que siguen la tradición del ex presidente George H.W. Bush (1989-1993) les preocupa claramente que Washington se esté expandiendo demasiado al intervenir en un país que no es "vital" ni para la seguridad nacional ni para los intereses económicos de Estados Unidos. Los respaldan muchos miembros del cada vez más influyente Tea Party, que está determinado a recortar el enorme déficit federal. A ellos les preocupa que otro compromiso militar sin un plazo definido en Libia, particularmente si se lo posterga, pueda volver mucho más difícil su misión. 

En su contra están los neoconservadores y sus aliados en el Congreso legislativo, particularmente el senador John McCain, quien en 2008 fue candidato presidencial republicano. McCain exigió que el presidente Barack Obama tome todas las medidas necesarias, entre ellas armar y entrenar a rebeldes y ampliar la lista de blancos de ataques de Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para derrocar al líder libio Muammar Gadafi. Como ocurrió con las guerras de los Balcanes en los años 90, los conservadores están forjando alianzas con intervencionistas liberales del Partido Demócrata y, en la medida de sus posibilidades, dentro del gobierno, a fin de lograr su objetivo. 

Sin embargo, habrá que ver si tienen el mismo éxito que obtuvieron con otro presidente demócrata, Bill Clinton (1993-2001), en Bosnia-Herzegovina entre 1993 y 1995, y luego en Kosovo en 1999. El propio Obama dejó en claro que aunque comparte su objetivo de lograr un cambio de régimen en Libia es muy reticente a involucrar más a las fuerzas armadas de Estados Unidos en el conflicto del país africano. 

En esto, Obama cuenta con un fuerte respaldo del Pentágono, y particularmente de su titular, Robert Gates. La semana pasada, Gates suscitó duras críticas de los neoconservadores al manifestarse en el Congreso en contra de que Estados Unidos arme y entrene a los rebeldes, insistiendo en que otros países pueden asumir ese esfuerzo si así lo desean.  La falta de entusiasmo de Gates por profundizar el compromiso militar de Washington en otro conflicto incierto, sin una clara "estrategia de salida", hace recordar la exasperación que sintió en 1993 el entonces presidente del Estado Mayor Conjunto, general Colin Powell, cuando Madeleine Albright, entonces embajadora de Estados Unidos en la Organización de las Naciones Unidas y consumada representante de los "halcones" liberales, le preguntó: "¿Qué sentido tiene tener estas magníficas fuerzas armadas de las que usted siempre habla si no podemos usarlas?". 

"Pensé que me iba a dar una aneurisma", escribió luego Powell --quien, como Gates, era un protegido de Bush--, sobre su reacción ante la pregunta de Albright, que según él traicionaba una actitud muy displicente sobre el uso de la fuerza militar por parte de Estados Unidos. Por aquel entonces, Albright, que contaba con el apoyo de la mayoría de los neoconservadores, presionaba a Clinton para que interviniera en Bosnia-Herzegovina, algo a lo que Bush se había negado, del mismo modo que había rechazado sus pedidos de enviar soldados estadounidenses a Bagdad al final de la Guerra del Golfo de 1991. En 1996, los neoconservadores William Kristol y Robert Kagan publicaron un artículo titulado "Hacia una política exterior neo-reaganista" en la revista Foreign Affairs. Allí criticaron a un "conservadurismo estadounidense confundido" y llamaron a los republicanos a abrazar una política de "supremacía militar y confianza moral" cuyo principal objetivo fuera preservar la "benevolente hegemonía mundial" de Washington por el mayor tiempo posible.  En 1997, Kristol y Kagan cofundaron el Project for the New American Century (PNAC), cuyos estatutos fueron firmados por otros conocidos neoconservadores, entre ellos Paul Wolfowitz y Elliott Abrams, así como por nacionalistas agresivos, como Dick Cheney y Donald Rumsfeld, que seis años después ocuparían altos cargos en el gobierno de George W. Bush (2001-2009). 

Sin embargo, fue recién a partir de los ataques que el 11 de septiembre de 2001 dejaron 3.000 muertos en Nueva York y Washington, que los puntos de vista del PNAC pasaron a dominar el pensamiento republicano sobre política exterior. Esto ocurrió cuando Cheney, Rumsfeld y Wolfowitz, entre otros halcones, tomaron el control e hicieron que el país invadiera Iraq en 2003.  En 1999, en ocasión de la guerra de Kosovo ante la cual muchos republicanos se mostraron escépticos, si no directamente contrarios, el senador republicano Kay Bailey Hutchison advirtió: "Antes de bombardear naciones soberanas tenemos que tener un plan".  Mientras, líderes del mismo partido en la Cámara de Representantes insistieron en llamar a la campaña aérea sobre Kosovo "la guerra demócrata" o "la guerra de Clinton", para subrayar su desaprobación. El propio Bush empezó a moderar sus políticas en su segundo periodo de gobierno, y particularmente luego de que los demócratas arrasaran las elecciones parlamentarias de mitad de periodo en 2006 y que el presidente reemplazara a Rumsfeld por Gates, los congresistas republicanos siguieron firmemente comprometidos con la visión del PNAC. 

Bastante antes de Libia, una combinación de la crisis financiera de septiembre de 2008 y del cansancio del público en relación a la guerra --además de que Obama derrotó electoralmente a McCain-- pareció volver el tiempo atrás, reavivando los conflictos intrapartidarios de los años 90 en materia de política exterior. El debate sobre la intervención militar en Libia amenaza con acelerar el proceso de viaje en el tiempo, mientras los pedidos de McCain de que Washington tome "todas las medidas necesarias" para derrocar a Gadafi --y que hacen acordar a sus esfuerzos en torno a la guerra de Kosovo-- no tienen entre sus correligionarios el eco que hubieran tenido hace dos o tres años. Que Gates en particular haya dejado en claro que se opone a un mayor involucramiento militar también parece haber hecho que algunos dirigentes del partido piensen dos veces sobre cuánta sabiduría política hay en consentir a los halcones. Inicio.

L6. Colombia. TLC con EE. UU. Podría ser aprobado este año. Por: Sergio Gómez Maseri y Luis G. Forero.  Según Santos, en el Congreso de EE. UU. Están los votos para que se apruebe el tratado.

Los presidentes Barack Obama y Juan Manuel Santos sellaron este jueves, con un apretón de manos en la Casa Blanca, su compromiso para aprobar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los dos países.

Si bien el pacto quedó hecho y Obama enviará el proyecto al Congreso este 22 de abril, Colombia tendrá que implementar un plan de acción en tres etapas, que será lo que realmente marcará el ritmo del trámite de esta iniciativa en el Capitolio, en Washington. Una de las tareas más novedosas con las que Colombia se comprometió fue la de hacer una enmienda al Código Penal, que castigará con cárcel a quienes impidan la organización sindical.


"Hoy hemos recibido la luz verde para el TLC. Tengo entendido que el 22 de abril se iniciará el proceso para su presentación en el Congreso", dijo Santos tras su encuentro con Obama.

El mandatario estadounidense, aunque no se refirió a una fecha específica, sí recalcó su "satisfacción por haber llegado a un plan de acción que servirá de base para movernos con el TLC". Para Obama, el acuerdo "es un gana-gana de ambos países". Santos estaba emocionado, pues se llegaba a un momento muy buscado. "Hace 15 días, nadie daba un peso por un TLC que llevábamos esperando casi 5 años; lo importante es que eso se destrabó", dijo. Para el 22 de abril, Colombia debe haber cumplido con la primera serie de compromisos que hizo en el llamado plan de acción. Esa primera fase consiste básicamente en "expandir dramáticamente los niveles de protección para líderes sindicales, incluyendo a activistas y trabajadores que están tratando de organizar sindicatos, y ex sindicalistas que puedan estar amenazados por su trabajo pasado en centrales obreras". Así mismo, "revisar el programa de reubicación y protección de profesores para asegurar que están siendo protegidos debidamente".

Una vez Colombia demuestre que ha cumplido, a través de una carta, la Oficina Comercial de EE. UU., le dirá al Congreso que está lista para la presentación oficial del acuerdo comercial. Después vendrá un proceso de mes o mes y medio, mientras Congreso y Casa Blanca pulen los detalles del trámite.  Enseguida, el Presidente presentaría un "borrador" del tratado, que es sometido a una votación "ficticia" o "mock mark up", para determinar el apoyo real que hay en el Congreso. Esto concluiría el 15 de junio, que es el día previsto para que Obama entregue el texto oficial. Esta nueva fase suele tardar entre dos y tres meses. En otras palabras, el acuerdo estaría listo a más tardar a finales de octubre.

Antes de que se dé la votación final, Colombia tendría que cumplir con lo que es considerado el 'grueso' del paquete de ajustes: aprobar una reforma del Código Penal "que criminalice y penalice acciones y amenazas que afecten los derechos fundamentales de los trabajadores, incluyendo amenazas, o que interfieran su derecho de asociarse y negociar colectivamente", y adoptar sanciones que eviten "el uso indebido de las cooperativas y otras relaciones de empleo que socavan los derechos de los trabajadores".

Santos apostó una comida por TLC. Tan confiado y de buen ánimo estaba el presidente Juan Manuel Santos por lo que escuchó en la Casa Blanca, que se atrevió a apostar "una comida" en el mejor de los restaurantes si el TLC no es aprobado antes de noviembre de este año. Eso, poco antes de salir rumbo a Bogotá, tras su meteórico pero provechoso encuentro con el presidente Barack Obama en el que, todo indica, se selló la suerte del Tratado.


El encuentro en la Oficina Oval duró solo 30 minutos, pero fue al más alto nivel. Obama, pese a estar en una de sus peores crisis de gobierno ante el inminente cierre del gobierno federal, sacó tiempo y se hizo rodear de lo mejor de su administración: la secretaria de Estado, Hillary Clinton; la de Trabajo, Hilda Solís; su jefe de gabinete, y otros 7 funcionarios de jerarquía. Fuentes consultadas por EL TIEMPO dijeron que fue una reunión distendida, que arrancó con el ofrecimiento de regalos mutuos. Santos le regaló un juego de ajedrez, mientras Obama le correspondió con un plato que tiene la réplica del escudo que el mandatario estadounidense mantiene en su oficina. También hubo halagos: Obama dijo que Santos habla un mejor inglés que él. Inicio.

 

 

L7. Ecuador.  Wikileaks revela que ex comandante de la policía Jaime Hurtado compró en 2008 un terreno en Cotopaxi de 22 hectáreas, en $1915, según el Registro de la Propiedad. Ayer fueron notificados oficialmente por la Fiscalía sobre el inicio de la indagación, el ex comandante de Policía Jaime Hurtado y cuatro oficiales más mencionados en un cable de Wikileaks, en el que se denuncian supuestos actos de corrupción. Fuentes que pidieron la reserva del caso informaron que los oficiales mayor Bolívar Villota, acusado de red de corrupción en la Subjefatura de Tránsito de Sangolquí en 2008; mayor Pedro Llerena, encargado de manejar los pases en la Policía, y coronel Milton Raúl Andrade y mayor Manuel Fernando Basantes, responsables del manejo migratorio en Guayaquil, fueron notificados en sus domicilios. Se les indicó que deben dar sus versiones en la Fiscalía de Pichincha el 11.

Extraoficialmente se supo que la Fiscalía pedirá a entidades de control, como la Superintendencia de Bancos y la de Compañías, el Servicio de Rentas Internas (SRI), el Registro de la Propiedad y la Contraloría, información relacionada con el ex comandante Hurtado y el resto de oficiales involucrados en el cable dirigido al Departamento de Estado. Ayer el ex comandante de la Policía, Jaime Hurtado, reconoció que compró una hacienda de 22 hectáreas en la provincia de Cotopaxi, pero negó que haya coaccionado a su anterior propietario a vendérsela, como se reveló en los cables de Wikileaks.

'Corrupción afecta principios claves que promociona EEUU'. La estabilidad democrática del país también mereció mención en el cable 216141, del 10 de julio de 2009, que tiene la categoría de "Secreto" y en el que se exponen los problemas al interior de la Policía y las denuncias contra el entonces comandante Jaime Hurtado Vaca sobre supuesto cobro de sobornos, extorsión y coyoterismo, entre otros delitos.

El documento señala que solicitar sobornos e intervenir en procesos públicos tiene serios efectos en los principios estadounidenses sobre la estabilidad democrática de las instituciones y naciones, la seguridad de ese país, la lucha contra el crimen transnacional y el terrorismo, así como en la ayuda que brindan los Estados Unidos y las actividades económicas (y de inversión) que se pudieran hacer. En el documento se dice que una de las máximas prioridades de la Embajada es el fortalecimiento de la estabilidad democrática y de las instituciones y que la justicia y la ley son fundamentales en la democracia, y estas dependen de la existencia de una fuerza policial honesta y creíble. "Donde hay policías que violan la ley con impunidad, la fe en el gobierno y la democracia se evapora", se lee. El documento agrega que la confianza en la democracia y sus instituciones es muy baja en el Ecuador. Dice que esto se debe, en parte, a actos corruptos como los descritos, ya que estos refuerzan la percepción popular de que las instituciones y el gobierno son irremediablemente corruptos y que la justicia se basa en el poder económico y político. Inicio.

 

L8.  Islandia La Revolución silenciosa.  Los banqueros a la cárcel. En Islandia hace meses que el pueblo ha empezado a tomar el poder en sus manos y hasta los banqueros especuladores empiezan a entrar en prisión. Los islandeses se han organizado y están decidiendo y construyendo la sociedad que desean, dando un ejemplo al mundo, y especialmente a occidente, arrodillada ante el poder financiero. Islandia ha sido víctima, como otros países, del saqueo de varias decenas de personas y grupos financieros, que llevó el país a la quiebra. Fue entonces cuando los ciudadanos dieron un paso al frente y comenzaron una revolución que ha sido silenciada por los grandes medios, quizá para que no tomemos ejemplo. Hicieron dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su execrable política financiera y se creó una asamblea popular para reescribir su constitución. Todo de forma pacífica: a golpe de cacerola, gritos y certero lanzamiento de huevos. Esta ha sido una revolución contra el poder político-financiero neoliberal que nos ha conducido hasta la crisis actual. Hace unos días caía el presidente ejecutivo de uno de los grandes bancos de Islandia, que estaba incluido en la lista de la interpol, con una orden de detención. Fue detenido hace unos días en su mansión de Londres. Y es uno de los protagonistas del libro más leído de Islandia: nueve volúmenes y 2.400 páginas para una especie de saga delirante sobre los desmanes que puede llegar a perpetrar la industria financiera cuando está totalmente fuera de control. Inicio.