LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 10 /07 / 2016. España. Andrés Cuevas González.

La Ilegalización del Partido Popular.

   

Comenzar escribiendo que la opinión que voy a dejar en este muro, es muy personal, que no es fruto de ningún debate ni interno ni externo de la organización política en la que milito, y que como sabéis los que tenéis la paciencia de seguirme de vez en cuando, es IU.

Al mismo tiempo, soy consciente de que lo que voy a escribir puede tener varias interpretaciones y producir discrepancias, todas ellas legítimas y que pueden y deben ser reflejadas en el muro si os apetece, siempre y cuando estas sean de respeto, bueno ya sabéis a lo que me refiero.

Escrito esto, vamos al grano.

En estos últimos días, casi dos semanas, venimos asistiendo, a un doble juego. A veces tengo la impresión que estamos asistiendo a una prolongación de la que fue una campaña electoral desde el 2OD, mismos nombres, mismos actores políticos, mismos actores mediáticos, misma situación.


Protagonistas políticos, los mismos denominados líderes que priorizan las legítimas estrategias políticas a los problemas de la sociedad, de las personas, es como aquello que cantaban en su día mis amigos y compañeros del conjunto Los Gritos y que decía: La Vida Sigue Igual.

Y esto podría valer también para los actores mediáticos, encasillados en sus teorías y empeñados en hacernos ver que sus predicciones eran las válidas y equivocadas las demás, con justificaciones incluidas.

Y a todo esto, la sociedad, la ciudadanía, principales actores de una sociedad democrática, ven con frustración cómo se hace de la política un espectáculo frívolo, frente a sus problemas, el discurso del contenido desaparece para pasar al discurso de la investidura y posterior gobierno.

Yo sigo creyendo en la política y en su capacidad de transformación, por eso sigo en ella con independencia de mi jubilación laboral, a veces algo frustrado, pero como decía aquel, no tengo tiempo para rendirme.
 
Frustrado cuando el problema se quiere situar en una persona, el nombre de Rajoy creo que ha sido el más utilizado desde las elecciones del 20J, para líderes, organizaciones políticas y tertulianos Rajoy es el problema, volvemos a personalizar la acción política.

Pues claro que Rajoy es el problema, pero en mi opinión como persona, lo es porque dirige una organización política corrupta, y no es una apreciación personal, lo han dicho los que tienen que administrar la llamada justicia de este país llamado España, los hechos avalan tal afirmación, más de un millón de euros de fianza por responsabilidad civil por uso de dinero fruto de corruptelas y utilizado entre otras cosas para mantener la "maquinaria" del partido cuando no para sufragar campañas electorales o enriquecer a dirigentes de la organización.

Lamentable, porque en muchas ocasiones esto ha significado detraer recursos para ayudar a paliar ese treinta y cinco por ciento de la pobreza infantil, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, los continuos martillazos a la hucha de las pensiones de los recortes en educación, sanidad, dependencia, investigación etc, etc, hachazos a lo público y que mientras no se demuestre lo contrario es lo que nos hace más iguales.

Ni Rajoy, ni Cospedal, ni Barbera ni....... son el problema por ellos mismos, el problema está en que una organización política corrupta pueda presentarse a unas elecciones democráticas, el problema está que el PP no haya sido aún ilegalizado, se han ilegalizado organizaciones políticas y encarcelado a dirigentes basándose el sistema en suposiciones y todos tan contentos, se ha encarcelado a dirigentes sindicales por defender sus ideas, encarcelados por leyes de un ministerio cuyo máximo responsable se ha dedicado a conspirar contra organizaciones políticas, se ha permitido y se sigue permitiendo que un Presidente del Gobierno y Presidente del PP nos haya metido en una guerra de consecuencias terribles en base a mentiras y que aún no haya sido juzgado aunque sea por mentiroso, debe ser que la mentira aunque produzca consecuencias gravísimas no es delito, es pecado.

Por eso ando algo frustrado cuando un nombre es la línea roja para llegar a un acuerdo de Gobierno, no entiendo como ningún dirigente político u organización se ha planteado la ilegalización del PP, quizás sea porque a los ojos de la mayoría no sería políticamente correcto, pero menos lo es arrebatar a millones de personas su condición de seres humanos y sus derechos a vivir con dignidad.

Si, ya sé la pregunta de la sensatez, ¿Cuevas, estás diciendo que planteas que se ilegalice un partido político con más de siete millones de votos? Mi respuesta es que siete millones de votos o más, no legitiman la barbarie. Respuesta insensata, claro está

Salud y Rebelión desde Marbella, España. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 4. Marzo 2011 – Noviembre 2015.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies