LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 24 /11 / 2016. España. Andrés Cuevas González.

Lo que no han contado del socialismo español.

   

Es verdad y con el tiempo, poco a poco nos vamos enterando de muchas de las trampas que nos hicieron en esa denominada "ejemplar transición política".

Muchas cosas se han borrado del proceso de la transición porque a los del relato les parecía carentes de importancia y que desde luego no habrían influido en nada.

Hace unos días, escribí sobre la división del socialismo en España, sobre esa operación política de intereses, donde unas siglas Históricas como las del PSOE, fueron entregadas por intereses de la "transición ejemplar", a unos advenedizos que se plegaron a intereses del poder, dejando lo ideológico y la lucha como un elemento perturbador a lo "atado y bien atado".

Muchas cosas se han borrado de la historia de esa "ejemplar transición" y algunas de ellas las he vivido en primera persona.

Corría el año 1981 y el Ministerio del Interior del Gobierno de Adolfo Suarez, decidió reconocer al PSOE, capitaneado por Felipe González, como el único representante del socialismo español, obligando al PSOE HISTORICO a renunciar a sus siglas.

Los que militábamos en el Histórico PSOE decidimos renombrar a nuestra organización como PARTIDO SOCIALISTA (PS) tras una reunión con Juan Jose Roson, por entonces Ministro del Interior del Gobierno de la UCD.

Y así fue inscrito en el Registro de partidos políticos, y fue aceptada por el Ministerio del Interior. Pero volvieron los problemas legales, Felipe González y sus servicios jurídicos impugnaron estas siglas, alegaban que se prestaban a confusión, su influencia en los poderes consiguieron anular la inscripción, Felipe volvió a ganar, ganó en Serenes con trampas, volvió a ganar por sus influencias de acomodo al régimen.

Pero, ete aquí, que después de varios recursos, el PARTIDO SOCIALISTA (PS), volvió a ser inscrito en el registro de partidos políticos. Gracias a ello, pudimos entrar en campaña electoral, en aquellas elecciones de Octubre de 1.982, donde los otros socialistas presentamos candidaturas en todas las provincias de España, tanto al Congreso como al Senado. Yo mismo fui candidato al Senado por la provincia de Málaga.

Al Partido Socialista (PS) vinieron muchos dirigentes disidentes ideológicos del PSOE, una gran actividad se desplegó y conseguimos aglutinar a muchos socialistas en torno a este proyecto socialista cuyas raíces eran las del PSOE Histórico sobre los principios de Pablo Iglesias Posee, padre del socialismo español.

Felipe González no se rendía, echó mano a su influencia no solo en España, también internacionalmente y recurrió, a destiempo, la inscripción del Partido Socialista (PS) y tal influencia dio resultado.

El mismo día que se estaban produciendo las votaciones, la Audiencia Nacional envió sendos telegramas a los Colegios Electorales ordenando retirar de las mesas las candidaturas del Partido Socialista (PS), ante la desolación e incomprensión de los apoderados e interventores de las candidatura.

Jamás en toda Europa, creo que en el mundo, se había producido una situación como esa. La ilegalización de un partido político democrático el mismo día que se producían las votaciones.

Esto no lo he leído, porque apenas hubo reseñas, esto lo viví en primera persona, muchos socialistas lo vivimos.

En el Ministerio de Interior nos llegaron a decir, que el guion estaba escrito, y el guion no se podía cambiar, porque hablar de la ruptura, de república, de cambiar la Ley de Amnistía Política, de socialismo, era tanto como desestabilizar el proceso de transición. Si esto pasó y lo viví.

Es verdad que a veces llegué a pensar que nos habíamos equivocado, que deberíamos haber permanecido en el Partido de Felipe González, que podríamos haber cambiado la organización desde dentro.

Pero la realidad y el tiempo me han convencido que hicimos lo que teníamos que hacer, seguir insistiendo, queríamos seguir militando en un partido socialista y así fundamos el Partido de Acción Socialista (PASOC) y por fin los socialistas que no nos resignábamos, conseguimos inscribir el Histórico Psoe en el Ministerio del Interior, sin que nuevamente se nos ilegalizara.

Me da igual que esto no aparezca en la historia de la transición, me da igual que dirigentes políticos del socialismo español hayan sido borrados de la historia del PSOE, pero como me decía el veterano compañero Julian Lara, decir la verdad a la larga es una buena medida y, visto el rumbo que tomó y siguen tomando los dirigentes del PSOE, me siento orgulloso de haber compartido militancia con aquellos hombres y mujeres que creían que solo a través del socialismo podríamos conseguir una sociedad igual, justa, solidaria y en paz.

Por eso y aunque sea testimonialmente sigo militando en el Partido de Acción Socialista (PASOC)


Colaboración
especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 4. Marzo 2011 – Noviembre 2015.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies