-

 

 

 

LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Julio 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Argentina.
Panamá.



     
 
LatinPress®. 30 / 7 / 2020. LatinPress.es
   

La crisis de los niños y niñas yazidíes sobrevivientes del “Estado Islámico”

 



Latinpress.es 30 / 7 / 2020.
Casi 2.000 menores yazidíes que han regresado con su familia tras vivir bajo el cautiverio del grupo armado autodenominado Estado Islámico sufren una crisis de salud física y mental, advirtió Amnistía Internacional (AI) en un nuevo informe publicado hoy (30 de julio).

El informe, Legacy of Terror: The Plight of Yezidi Child Survivors of ISIS, también aborda la necesidad urgente de poner fin a la separación forzada de las mujeres y sus hijos e hijas nacidos como consecuencia de violencia sexual infligida por miembros del Estado Islámico.

Entre 2014 y 2017, el Estado Islámico perpetró crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, lo que la ONU describe como genocidio contra la comunidad yazidí de Irak.

El informe de 56 páginas revela las importantes dificultades que sufren ahora los aproximadamente 1.992 niños y niñas que han regresado con su familia tras ser secuestrados, torturados, obligados a combatir, violados y sometidos por el Estado Islámico a otros muchos abusos terribles contra los derechos humanos.

Matt Wells, director adjunto de Respuesta a las Crisis para Cuestiones Temáticas de AI, ha dicho que estos niños y niñas se enfrentan a hora a un legado de terror. En los próximos años se debe dar prioridad a su salud física y mental para que puedan reintegrarse plenamente en su familia y su comunidad.

Muchos niños y niñas sobrevivientes han regresado del cautiverio del Estado Islámico con lesiones, enfermedades o discapacidades físicas debilitantes a largo plazo. Los problemas de salud mental que sufren con más frecuencia son el trastorno de estrés postraumático, la ansiedad y la depresión.

Entre los síntomas y comportamientos habituales están la agresión, las escenas retrospectivas, las pesadillas, la evitación de situaciones sociales y los cambios pronunciados del estado de ánimo.

Con frecuencia, a su regreso se los aísla, porque sus familias y comunidades tienen dificultades para aceptar sus experiencias durante el cautiverio. En muchos casos se los ha sometido a propaganda, adoctrinamiento y formación militar intensos con el propósito deliberado de borrar su identidad, idioma y nombre anteriores.

Sahir (nombre ficticio), sometido a reclutamiento forzoso a los 15 años, dijo que le obligaron a combatir. O lo hacía o moría.
[Cuando regresé del cautiverio] sólo buscaba a alguien que me cuidara, algún apoyo, alguien que me dijera ‘estoy aquí para ti’…
Eso es lo que he estado buscando, pero no lo he encontrado.

Randa (nombre ficticio), una niña de 14 años que estuvo cinco bajo cautiverio del Estado Islámico, dijo que cuando se me casó era una niña. Me hicieron sufrir. Quiero tener un futuro mejor.

Wells declaró que estas niñas han sido sometidas al horror de vivir bajo el Estado Islámico, y ahora están siendo abandonadas a su suerte.

Las mujeres y niñas yazidíes sometidas a esclavitud sexual por combatientes del Estado Islámico han dado a luz a cientos de niños y niñas. A muchos de ellos se les ha negado un lugar en la comunidad yazidí debido a diversos factores, entre ellos la postura del Consejo Supremo Espiritual Yazidí y el marco jurídico actual de Irak, que establece la obligación de registrar como musulmán a todo niño o niña de padre “desconocido” o musulmán.

Varias mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional declararon que las habían presionado, coaccionado o incluso engañado para que abandonaran a sus hijos, lo que les provocó una grave angustia psicológica.

También les habían asegurado falsamente que podrían visitar a sus hijos o reunirse con ellos en una fase posterior.

Todas las mujeres entrevistadas que habían sido separadas de sus hijos dijeron que no habían tenido contacto ni acceso a ellos, y que se sentían incapaces de hablar con su familia o comunidad sobre su deseo de reunirse con sus hijos porque temían por su propia seguridad.

Los menores yazidíes sobrevivientes fueron privados de acceso a la educación formal durante los años de cautiverio. Ahora, muchos pierden los programas de aprendizaje acelerado disponibles, bien porque desconocen su existencia o porque la excesiva burocracia los disuade.

La consecuencia es que muchos menores sobrevivientes renuncian por completo al sistema educativo. No obstante, según los especialistas entrevistados por Amnistía Internacional, la escolarización es esencial para ayudarles a superar su trauma.

Muchos menores yazidíes han regresado hablando árabe en lugar de kurdo, lo que les impide reintegrarse plenamente en su familia y su comunidad.

Muchas familias que ya eran pobres están además fuertemente endeudadas tras verse obligadas a pagar rescates de decenas de miles de dólares estadounidenses para conseguir la liberación de sus hijos e hijas.


 
 

 

 

Trabajo en España, Empleo en España

 

Instituto Internacional de
Investigación de Paz de Estocolmo

 





 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 9. Marzo 2011 – Julio 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies