LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Febrero 2019.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela.

   
   
 

LatinPress. 17 / 2 / 2019. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Día del amor y los enamorados

 


El amor parece reservado a los que tienen la fuerza y el coraje necesario para esperarlo, padecerlo y disfrutarlo. Alberto De Luca Bartolomeo.

Cuando han pasado las sombras podemos palpar la blanda materia de la aurora y soñar que los luceros abandonaron sus residencias celestiales para morar humildemente en el vecino titilar de los cocuyos.

Entonces, hay en nuestras almas, campanas inasibles que tocan a   rebato y nos sentimos cabalgando en los mansos lomos de arcos iris imposibles.

Nos sentimos dueños de la luz y nuestros pensamientos vuelan como blancas palomas escapadas de sus cárceles metálicas, por las rutas sin fin del horizonte.

Sabemos, luego, por esas inquietantes alternativas entre la euforia y la tristeza, entre el dolor y la exaltación, que somos posesos de un demonio o de un dios. El amor ha llegado.

El amor es a veces un jugador que nos hace trampas increíbles, nos coloca al borde de abismos inexistentes, para probar si somos dignos de llevarlo y si somos capaces de enaltecerlo.

Cuando le respondemos airosamente franqueando las alcabalas de la adversidad, dando cara a la tormenta y mirando de frente a los relámpagos, la vida nos hace un guiño picaresco y nos depara la mejor de las fortunas que bien puede ser la de las manos acariciantes, la mirada solidaria y la sonrisa, acaso nostálgica, del ser amado que nos aguardaba a la vera del camino, un poco más allá de donde padeciéramos el aguijón implacable de una angustia que parecía perpetua.

Pero otro gallo es el que canta en la luz tenue del alba, cuando unos labios se aprietan a la par de los nuestros en la ejecución del mismo esfuerzo por conquistar una meta o por alcanzar una esperanza.

En resumen: el amor no es una liberación.

Es, por el contrario, la ratificación del compromiso ético que siempre tenemos con la vida, de mantenerla en alto como la bandera de una fortaleza flameando vigorosamente, mientras sus defensores caen en la lucha por sostenerla. Sólo que el amor nos comunica la fuerza que nos hará más recios en la batalla y más felices en la victoria.

Las sombras no se desvanecen nunca del todo y los que aceptan su reto y las cruzan, aunque queden malheridos, encontrarán a la larga la imponderable recompensa del amor, un bien más valioso que todos los tesoros de la tierra, que pareciera reservado a los que tienen la fuerza de afrontar los sufrimientos que causa y de disfrutar la vida intensa que sólo él proporciona.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es (0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies