LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 8. Marzo 2011 – Abril 2019.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela.

   
   
 

LatinPress. 29 / 4 / 2019. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Oscuridad y población sometida

 

¿Por qué es tan difícil decir cualquier cosa sobre la política desde fuera de la política? ¿Por qué no puede existir ningún discurso sobre la política que no sea en sí mismo político?
Para Aristóteles la respuesta estriba en que la política es inherente a la naturaleza humana, es decir, forma parte de nuestro destino como la monarquía es el destino de las abejas.

Esforzarse por lograr un discurso sistemático o supra político acerca de la política es inútil. Pues aquí vamos.

Cuando en Australia se utilizó el epíteto “The bastards” (“los cabrones”), todo el mundo comprende su referencia. “The bastards” fue en otro tiempo el término que se aplicaban los penados a los hombres que se consideraban a sí mismos sus superiores y que los azotaban si ellos no estaban de acuerdo.

Ahora “The bastards” son los políticos, hombres y mujeres que dirigen el Estado.
El problema: cómo establecer la legitimidad de la antigua perspectiva, la perspectiva desde abajo, la perspectiva del penado, cuando es propio de la naturaleza de esa perspectiva ser ilegítimo, ir contra la ley de los cabrones.

La oposición a los cabrones, la oposición a un gobierno totalitario, es la bandera de la libertad que se puede perder por dejadez.

Étienne de la Boétie, el joven amigo de Michael de Montaigne, veía la pasividad de las poblaciones con respecto a sus dirigentes como un vicio, primero adquirido y posteriormente heredado, una obstinada voluntad de ser gobernado, que llega a estar tan arraigada que incluso el amor a la libertad no parece del todo natural, y en 1549 escribía: “Es increíble ver cómo  la población, una vez que ha sido sometida, cae de repente en un olvido (amnesia social) tan profunda de su independencia anterior que le llega a ser imposible despertarse y recuperarla; de hecho se apresta a servir tanto sin que la inciten, tan libremente que, al verlo, uno diría que no ha perdido su libertad sino ganado su servidumbre.

Quizá sea cierto, de entrada, que uno sirve porque ha de hacerlo, porque le obliguen a ello, pero quienes vienen después sirven sin que les pese, y por su propia voluntad hacen lo que sus predecesores hicieron bajo coacción.

Resulta así que la generación nacida bajo el yugo, criada en servidumbre, se contenta con vivir como nacieron, adoptando como su estado natural las condiciones bajo las que nacieron”. Bien dicho.

Sin embargo, La Boétie se equivoca en un aspecto importante. Las alternativas no son la plácida servidumbre por un lado y la rebelión contra la servidumbre por el otro. Existe una tercera vía elegida por millares y millones de personas todos los días. Es la vía del quietismo, de la oscuridad voluntaria, de la emigración interior. Más allá de la oscuridad energética: oscuridad de la mente, del corazón y del alma.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es (0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies