LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Septiembre 2020.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress®. 8 / 9 / 2020. Fabrizio Reyes De Luca

   

Captar la atención como nuevo modelo de negocio

 

La naturaleza de la forma mediante la cual, se genera el dinero, ha ido cambiando en las últimas dos décadas. Muchas de las industrias han cambiado el trabajo manual por robots o alguna forma de automatización, que es controlada por algún ingeniero especialista en robótica. 

En cambio, innumerables personas, ahora se ganan la vida atrayendo nuestra atención en las pantallas.

Algunos de estos trabajadores de la atención, aún permanecen en lo que una persona mayor de 35 años podría reconocer como, trabajos tradicionales de creación de contenidos (radio, televisión, agencias publicitarias, películas, entre otros), pero a muchos de los ganadores de atención, se les paga por actividades que los adultos mayores no reconocerían, como celebridades del deporte electrónico, youtubers, instagramers, tiktokers, posdcasters e influencers de las redes sociales.

Pero estas nuevas personalidades, ven la atención como un recurso escaso y que, por el gran flujo de información, gracias a la digitalización de las sociedades, está sujeta a la oferta y demanda de contenidos. 

El sociólogo, economista y politólogo estadounidense, Herbert Alexander Simon, quien fue uno de los pioneros en el campo de la inteligencia artificial, postulando que la atención era el "cuello de botella del pensamiento humano", que limitaba tanto lo que podemos percibir en entornos estimulantes, como lo que podemos hacer.

También afirmaba, que "una gran cantidad de información crea pobreza de atención"; así mismo, acuñó el término de “economía de la atención”, definida de la siguiente manera: “La economía de la atención es un enfoque para la gestión de la información, que trata la atención humana como un bien escaso y aplica la teoría económica para resolver diversos problemas de gestión de los contenidos informativos”.

Si bien es cierto, la receptividad cognitiva solo se puede expandir ligeramente, la cantidad de pantallas e información sobre las personas, está aumentando enormemente. Para que un contenido llame la atención, se debe poner énfasis en la emoción y los beneficios adicionales.


Algunas empresas ecuatorianas, están haciendo cada vez mayor uso de las nuevas herramientas tecnológicas, ampliando su programa de comunicación, usando plataformas más innovadoras y utilizando la narración multidinámica, para ofrecer a sus consumidores contenidos de alta calidad, en lugar de afirmaciones banales o planas.

Muchas personas y empresas, utilizan esta nueva herramienta de creación y difusión de contenidos, que permite captar la atención de los consumidores y a través de esto, generar un beneficio económico, por lo que la atención se convierte en la nueva moneda de este milenio.

Estos modelos de negocios basados en la atención tienen una particularidad, y es que, tienen que estar constantemente creando contenidos o controversias, para no caer en lo que se conoce como “Déficit de Atención Empresarial”, lo cual es la causa número uno de la quiebra de esos nuevos emprendimientos. 

Los modelos de negocios que monetizan su accionar captando la atención de los consumidores, deben de tener en cuenta que en un entorno de “economía de la atención”, su tipo de negocio compite con todo. Por eso, deben de estar enfocados e investigando: ¿Cuáles son los gustos de sus clientes? para así crear contenidos que permitan mantener la atención de éstos.

Por tanto, para estas clases de negocios no es suficiente captar la atención, también deben de enfocarse en mantenerla; en consecuencia, las empresas que venden productos y servicios por internet morirán o vivirán por la atención que reciben de sus clientes. La innovación continua y la creatividad, deben ser un factor constante en estas compañías.

Estos tipos de negocios basados en la atención, tienen dos grupos: por una parte, tenemos estos modelos que, aunque hayan nacido fruto de la expansión y el auge del internet, los productos o servicios que ofrecen pertenecen a actividades que existían antes del desarrollo de las plataformas digitales, por ejemplo: Amazon: venta y logística de envío de productos; Netflix: industria de la cinematografía; Google: mensajería, almacenamiento y entretenimiento.

Estas variantes, eligen la digitalización para monetizar sus operaciones, alinear y cumplir con sus objetivos comerciales, usando una planificación estratégica clara y lógica del modelo, sustentado en una base tecnológica.


Por otra parte, están los modelos de negocios coyunturales, que son aquellos que nacieron fruto de una viralización de contenidos, y en función de eso comenzaron a monetizar su accionar, en donde la calidad del contenido no importa, lo que interesa es el tiempo de atención que pueda captar expresado en “me gusta”, “visitas” y “comentarios”, algunos de ellos, aunque poseen herramientas informáticas, no miden el impacto de sus acciones en la sociedad.

Estos últimos mercaderes de la atención, son personas que captan nuestro interés, a través de cualquier red social, para después comercializar ese interés y atención acumulada, a empresas publicitarias o productoras. Este modelo de negocio es simple: “Captar la atención para después venderla y obtener beneficios económicos”.

Los desafíos que tienen estos nuevos paradigmas de negocios asociados a la “economía de la atención”, son generar y gestionar la información de los contenidos de valor, que captaron la atención e interés de los consumidores, ya que la competencia en este mercado es permanente. 

Así como lo mencioné en líneas anteriores, todos compiten entre ellos, incluyendo con empresas y modelos de negocios que no pertenecen a esta actividad, pero que pueden desviar la atención de los consumidores.

Las páginas de compra y venta de productos, las plataformas de video y “streaming”, los “influencers” y demás, compiten constantemente con los bares, restaurantes, hoteles y toda clase de negocios. 

En la actualidad o mal llamada “nueva normalidad”, la atención se convierte en un factor socioeconómico clave, y a medida que el sector tecnológico avance y a la vez, vayan apareciendo otras innovaciones, como la robotización o los carros que se conducen solos, y se liberen nuevas áreas a las cuales les dediquemos más tiempo, surgirán sin lugar a dudas, nuevos caminos para la economía de la atención y sus modelos de negocios. 

Así que, a mi criterio, esto recién empieza.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies